Controla tu ira

control2

“Observa tu ira como una señal que debe ser identificada y aceptada, no como algo que se te escapó, o algo que debe ser reprimido. Es una emoción que te avisa que sientes una amenaza profunda, la cual requiere de tu atención.”

Por Natalie Despot

No sé si alguna vez hayan explotado de ira por una pequeña chispa, reaccionando de manera desproporcionada ante una situación; pues bien, esto se debe a que probablemente por mucho tiempo hayan guardado frustraciones o molestias, ya sea contra esa persona con la que se enfurecieron, o con una situación que les desagrada.

Como bien saben, la falta de control de esta emoción puede terminar en graves consecuencias: herir verbal o físicamente a un ser querido, perder un empleo, poner nuestra vida en riesgo, entre otros elementos de una larga lista de cosas negativas.

Es tiempo de que conozcamos mejor esta emoción, y así podamos controlarla; de lo contrario la ira puede ser quien termine controlando, o incluso, destruyendo nuestra vida.

En primer lugar, es importantísimo identificar y reconocer que uno siente ira. Frecuentemente esta emoción se juzga como un tabú, y eso hace que no la aceptemos y no podamos reconocerla. Empecemos tomando consciencia de la sensación y el malestar físico que nos genera cuando la experimentamos. La ira no suele ser precisamente sutil, pues tiene potentes efectos fisiológicos: se siente ardor en el pecho, presión en la cabeza, y también confiere una inmediata sensación de propósito. Esto quiere decir que la ira es un acceso directo a la motivación para realizar una acción (de la que nos arrepentimos la mayoría de veces). Cabe señalar que sentir ira no es algo malo en sí mismo, siempre y cuando esta emoción no nos lleve a un ciclo de rabia, venganza o derrotismo.

Observa tu ira como una señal que debe ser identificada y aceptada, no como algo que se te escapó, o algo que debe ser reprimido. Es una emoción que te avisa que sientes una amenaza profunda, la cual requiere de tu atención. Quiero citar el pensamiento de Dalai Lama sobre esta emoción, ya que es muy esclarecedor para lo que viene a continuación: “La ira nace del temor, y éste de un sentimiento de debilidad o inferioridad. Si usted posee coraje o determinación, tendrá cada vez menos temor y en consecuencia se sentirá menos frustrado y enojado”.

La ira no surge de la nada, emerge con un propósito. Puede estar motivada por lo mal que te hace sentir tu jefe cuando te minusvalora delante de tus compañeros del trabajo, o porque tu novio no cumple con su palabra. Es decir, la ira está motivada por un sentimiento de deficiencia, y la ira que expresas a los demás es impulsada por el “golpe” que acabas de recibir. Con el fin de identificar tu motivación es necesario que mires dentro de ti e inicies un diálogo contigo mismo. Si la ira está motivada por una deficiencia (impulsada por el deseo de corregir una injusticia que crees que se te hizo), trabaja en aceptarla y, a su vez, en renunciar a tu obsesión por el mal recibido.

Elimina las creencias equivocadas que subyacen en tu respuesta negativa, pues, la mayoría de las veces, la ira es el resultado de las creencias que te llevan a imponer exigencias excesivas a las circunstancias que te rodean, tales como la noción de que la vida debería ser siempre justa y los “malos” tienen que pagar.

Exigirle a la vida que siempre sea justa contigo y pensar en bandos de “buenos” y “malos” es alimentar una creencia irracional que a la vez alimenta una rabia y un sentimiento de impotencia que puede llevarte a la depresión. La ira es una emoción negativa y difícil de controlar debido a que está estrechamente vinculada con el dolor y la depresión. Por eso es muy importante que renuncies inmediatamente a la inercia negativa a la que lleva la ira. Una vez que notes que estás entrando a ese círculo vicioso, determínate a renunciar a ese enojo.

Una vez que aceptes la situación tal y como es, por ejemplo, que la vida a veces es injusta por defectos de las personas (y no porque éstas sean “malas”), puedes configurar sobre esa base real un propósito positivo; puedes trabajar constructivamente contra la injusticia y trasformar de esta forma tu ira en una pasión noble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s