La lógica no racional que influye en nuestras decisiones

“A pesar de que hemos generado modelos de toma de decisión netamente racionales, en la vida real las emociones inevitablemente tienen su impacto.”

Por Natalie Despot

Desde que Daniel Goleman publicó en 1997 “Inteligencia emocional” nos hemos dado cuenta, a nivel social, que el manejo de emociones tiene un papel fundamental en nuestras creencias, y que una buena decisión no depende sólo de componentes racionales. Pero cuando hablamos de ciertos temas en particular, por ejemplo, sobre inversiones en la bolsa de valores, pensamos que esas decisiones deben estar basadas sí o sí en un análisis racional, o de lo contrario no sería posible realizar buena inversión.

En las últimas décadas, sin embargo, los científicos y expertos en finanzas que ofrecen asesoramiento en la bolsa de valores afirman que para poder realizar una evaluación de riesgo, y tomar una decisión acertada y fiable, se necesita que participen activamente tanto las emociones como la intuición.

Estos estudios emplean la denominada “teoría de la emoción humana aplicada a la bolsa de valores”. Dicha teoría propone metodologías opuestas a los tradicionales análisis de valores, los cuales se basan en las valoraciones técnicas y fundamentales para determinar los niveles de precios óptimos para poblaciones específicas. Las teorías tradicionales del mercado de valores parten del supuesto explícito de que los operadores de valores deben tomar decisiones de una manera completamente racional y objetiva. Sin embargo, en el mundo que habitamos no es posible basar nuestras decisiones en un componente completamente racional y objetivo. En la teoría, el planteamiento racionalista suena muy interesante y seguro, pero si tratáramos de aplicar esa técnica calculadora en el mundo las inversiones, éstas serían lentas y poco efectivas.

Los investigadores Andrew Lo, profesor de finanzas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, y Dmitry Repin, neurocientífico de la Universidad de Boston, analizan los indicadores fisiológicos del estado emocional —ritmo cardiaco, presión arterial, etc.— de los comerciantes de valores financieros dentro del trabajo comercial y en tiempo real. Los resultados de sus investigaciones indican que las emociones pueden influir no en muchas, sino en todas las decisiones de los comerciantes de Wall Street. Incluso los comerciantes veteranos, que tienen la reputación de tomar decisiones frías y basadas en la razón lógica, tuvieron palpitaciones más frecuentes durante los eventos volátiles, y los comerciantes menos experimentados reaccionan emocionalmente a una franja más amplia del comportamiento del mercado.

Comúnmente pensamos que los inversionistas son profesionales sumamente racionales. Sin embargo, las inversiones más atractivas implican suposiciones sobre un futuro incierto y la incertidumbre genera cierto tipo sentimientos, lo que puede llevar a los inversores a sobreestimar los riesgos de una inversión o incluso a entrar a estados de pánico.

Y bien, ¿qué nos avisa esto? Que somos seres humanos, y a pesar de que hemos generado modelos de toma de decisión netamente racionales, en la vida real las emociones inevitablemente tienen su impacto. Y a pesar de que queramos demostrar que el mundo de las finanzas está gobernado por lógicas racionales y cálculos exactos, los hechos nos muestran que los diferentes estados emocionales pueden tener efectos impredecibles sobre la toma de decisiones en diferentes momentos y en las expectativas que se generan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s