Obtén lo mejor de ti, ¡enfócate!

“La capacidad de concentración es como un músculo mental: cuanto más se usa, más ágil y fuerte se vuelve.”

Por Natalie Despot

¿Qué tan cercana te parece esta escena? Estás frente a tu computadora, concentrado en una tarea apremiante que debes terminar hoy, cuando repentinamente suena tu celular y te avisa que te acaba de llegar un mensaje al correo. Te sientes súper tentado a ver quién te escribió, pero a la vez sabes que no debes distraerte del trabajo que estás realizando. Finalmente optas por… ¿revisar el mensaje? ¿O mantenerte ocupado con la tarea urgente?

La respuesta a este dilema la determinarás en la zona ejecutiva de tu cerebro: una franja de neuronas en la corteza prefrontal, justo detrás de la frente. Una de sus funciones es resolver este tipo de conflictos y gestionar las prioridades de acción en general. La capacidad de mantenerse concentrado en lo que estás haciendo e ignorar las distracciones es una de las habilidades más básicas para el éxito.

Mientras más centrados estemos, conseguiremos mayor excelencia en lo que hacemos, y, a la inversa, cuanto más nos distraemos, peores resultados obtenemos. Hay estudios que muestran que una persona inquieta al momento de estudiar no alcanza niveles óptimos de comprensión; o que los atletas que se concentran en perfeccionar su técnica logran mejores resultados. Cualquier miembro de un equipo de trabajo que no prestó atención a la reunión, y se la pasó revisando su celular, se pregunta cuáles son las oportunidades que acaba de perder.

Enfocarnos en hacer una sola cosa bien lleva al triunfo, tanto a nivel personal como empresarial. Basta con recordar a Jack Welch, quien hizo que General Electric sea una de las empresas más grandes del mundo al recortar los negocios pequeños o distractores, o a Steve Jobs, quien enfocó la mayoría de los esfuerzos de Apple a generar dispositivos móviles y únicos en el mercado. Pero, ¿cómo fortalecemos esta habilidad de concentración?

Como todo en nuestro organismo, si algo no se usa o cumple su función, se atrofia. La capacidad de concentración es como un músculo mental: cuanto más se usa, más ágil y fuerte se vuelve.

A continuación les comparto tres movimientos básicos para el entrenamiento de la mente y la concentración:

  1. Lleva tu atención a tu respiración
  2. Ten presente que tu mente suele divagar, y que debes hacer el esfuerzo de volver a concentrarte en tu respiración
  3. Continúa en esa sintonía durante unos minutos: lleva tu atención a tu respiración y mantenla allí

Este ejercicio no se los recomiendo por fines recreativos, sino porque te ayuda a fortalecer los circuitos del cerebro en la zona de la corteza prefrontal. Los invito a que hoy mismo hagan la prueba de seguir esta rutina mental. Parece ser muy simple, pero en realidad cuesta algo de trabajo, porque la mayoría de nosotros nos distraemos con mucha facilidad, pensando en lo que haremos a continuación, en qué comeremos, los pendientes de la casa y un largo etcétera.

Pero este ejercicio de concentración, si se realiza con regularidad y persistencia, resultará más fácil cada vez, y así podrán mantenerse enfocados en las otras actividades que realizan y que requieren de su atención.

En la época que vivimos, tan llena de distractores —publicidad comercial, mensajes de los amigos, anuncios de Facebook, llamadas telefónicas—  es muy fácil desenfocarnos y no poner toda nuestra energía hacia nuestros objetivos. Por eso es importante, encontrar un punto de equilibrio, darnos un momento para la concentración y retomar el rumbo.

Daniel Goleman, psicólogo y gurú del liderazgo y manejo del comportamiento, señala que lo que distingue a los expertos de los trabajadores promedio es la “práctica-inteligente”, como la meditación consciente, la recuperación de los contratiempos a través de la concentración. La atención permite que en la curva del aprendizaje se asuman las emociones positivas y las conexiones que ayudan a mejorar los hábitos que llevan a la excelencia.

Si está al alcance de todos la herramienta clave para el alto rendimiento, la capacidad de enfocarse, ¿porqué no utilizarla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s