Comunicados empresariales democráticos

1374059512

“Tomar la voz empresarial es una tarea complicada que implica tomar en cuenta la voz de los colaboradores o empleados.”

Por Chloe Nava E.

Twitter: @MmeRoubaud

Las cosas que parecen evidentes nunca deben pasar por alto sólo porque se cree innecesario exponerlas. Lo evidente debe señalarse tantas veces sean necesarias, ya que dejarlo de lado puede representar un grave problema. Es por esto que quiero señalar la importancia que tienen los comunicados empresariales y la forma en la que se elaboran.

Cuando se habla de comunicados empresariales se asume que el autor del texto no existe a los ojos del lector, ya que es la compañía la que habla, y lo que exprese el texto se podría asumir como dicho por todos los profesionales que en ella trabajan.

Cuando un negocio anuncia algo, tenga el tamaño que tenga, debe pensar que habla por el conjunto de sus colaboradores y actividades, incluso si pone la firma de los autores del comunicado. Todo importará en el momento que el cliente o posible cliente lea el aviso: la redacción, el diseño y la facilidad para entender el o los temas tratados.

Cuando se pierde esto de vista, este tipo de textos pierden fuerza. Tomar la voz empresarial, entonces, es una tarea complicada que implica tomar en cuenta la voz de los colaboradores o empleados.

Digamos, por ejemplo, que se quiere hacer un comunicado breve en el que se describen los servicios ofrecidos por una empresa. Lo más probable es que cada uno de los involucrados con cada actividad no la describa del mismo modo, e incluso se podrían sorprender del enfoque que tienen unos u otros sobre un mismo producto o servicio. El problema no está en los rasgos generales, sino en los particulares, como todo en este mundo.

Para poder tomar en cuenta no sólo los rasgos generales, sino los particulares también, y encontrar el punto en el que éstos no entren en conflicto, se precisa de cierto tacto, de cierta habilidad, y de ser capaz de escuchar todas las perspectivas.

La forma final en la que se entregue el aviso es extremadamente importante, así como el lenguaje utilizado, ya que son un reflejo del negocio mismo y de la forma en el que éste opera. Parece tan obvio que no debería escribirlo, pero no lo es. Esta reflexión aplica para todo aquél que escriba textos en nombre de su compañía, desde los directores hasta los redactores. Lo que yo como individuo quiero decir es irrelevante si no está inspirado en las voces de los demás profesionales y alineado a la personalidad de la empresa que represento. La manera en que quiero expresarlo no tendrá peso ni coherencia si no proyecta la imagen que la empresa busca proyectar de sí misma.

Para aceptar esto se necesita de cierta humildad y apertura a los cambios, pues renunciar a la voz propia puede resultar difícil. Es una tarea que requiere del compromiso de quienes la realizan y quienes ayudan a darle forma y fondo al comunicado. Así que la próxima vez que piensen que hablar en nombre de una empresa es cosa fácil, vuelvan a pensarlo, ya que si no, su trabajo podría resultar en algo mucho menos democrático de lo que desearíamos y más tiránico de lo que debería ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s