Primeros pasos para modelar el lenguaje no verbal

“El lenguaje no verbal nos brinda la capacidad de reconocer y leer los estados cognitivos de otras personas, también se puede aprender la habilidad para regular y controlar nuestras manifestaciones emocionales para poder dar el mensaje que queremos.”

Por Natalie Despot

Las emociones son un componente esencial en la vida humana, tanto a nivel personal como social. Una persona apática difícilmente entabla relaciones cercanas con  los demás, mientras que una empática o carismática suele estar llena de amigos que buscan su compañía. Por eso es importante conocer cómo expresamos nuestras emociones a los demás. Saber dominarlas cuando es necesario nos ayudará adaptarnos y desenvolvernos mejor socialmente.

Ya en posts pasados les he hablado sobre el impacto que tiene el lenguaje no verbal en nuestras relaciones interpersonales, y les comenté que es una herramienta muy útil para poder inferir los pensamientos o emociones que están en la mente de otra persona. Teniendo en cuenta que estudiar el lenguaje no verbal nos brinda la capacidad de reconocer y leer los estados cognitivos de otras personas, también se puede aprender la habilidad para regular y controlar nuestras manifestaciones emocionales para poder dar el mensaje que queremos.

Por ejemplo, si queremos dar la impresión de que somos personas confiables en una entrevista de trabajo, que tenemos dominio en el área, es importante que se manifieste ese mensaje también en nuestro lenguaje corporal. Si uno está rojo, agitado, sudando y moviendo constantemente las manos, no está proyectando una imagen de alguien que confía en sus habilidades.

Para tener un mejor conocimiento sobre el tipo de control que tienes para reflejar tus emociones, y tu capacidad de leer las emociones de otras personas, te invito a que continúes esta lectura.

Las personas “emocionalmente sensibles” son buenísimas en la lectura de las emociones ajenas. Son personas que tienen una capacidad empática muy desarrollada. Ello también les ayuda a conectar bien con los demás y a desarrollar relaciones interpersonales profundas. Sin embargo, las personas emocionalmente sensibles, a su vez, pueden sentir con más fuerza el dolor de otras personas y con ello verse afectadas por el contagio emocional.

Las personas “emocionalmente expresivas” son buenas para mostrar de forma espontánea sus emociones. Su lenguaje corporal es tan expresivo que no necesita hacer uso de palabras para dar a conocer lo que siente. Como se podrán imaginar, es muy agradable estar con este tipo de personas, se les suele decir que son “el alma de la fiesta”. Uno de los peligros que corren, sin embargo, es la incapacidad para regular y controlar su expresividad emocional, lo que les puede poner en desventaja en caso de que quieran mantener en secreto algún sentimiento.

Hay otras personas que son maestras en el control y manipulación de sus expresiones emocionales. Con ellos rara vez se puede saber qué sienten realmente, porque son muy buenos para encubrir sus emociones con diferentes máscaras. Se suele enseñar esta habilidad a los políticos, quienes deben mostrarse muy amigables y con buena disposición en todo momento, aunque no siempre lo son, ni la tienen. Pero el lado bueno de este manejo de emociones es que estas personas son buenas para contagiar emociones positivas y tener posiciones de liderazgo.

Pues bien, ¿con cuál de estas tres clasificaciones te identificas más? Para obtener con mayor facilidad esa respuesta, te dejo esta lista de enunciados, los cuales, si respondes de forma honesta, te darán noticia de los niveles de tu capacidad de leer, expresar y controlar emociones.

Sensibilidad emocional

“Parece que siempre acierto respecto a los sentimientos de otras personas, a pesar de que quieran ocultarlos.”

“Frecuentemente me dicen que soy una persona sensible y comprensiva.”

“Cuando mis amigos están enojados, me buscan para que los ayude a calmarse.”

Expresividad emocional

“Me han dicho que tengo ojos expresivos.”

“Cuando me deprimo, tiendo a deprimir a las personas que me rodean.”

Manipulación emocional

“Soy capaz de ocultar mis verdaderos sentimientos a casi todo el mundo.”

“Puedo mantener una cara seria, incluso cuando los amigos tratan de hacerme reír o sonreír.”

“Aunque puedo estar nervioso por dentro, puedo disimularlo muy bien de los demás.”

Ahora que has identificado en qué clase te encuentras, reflexiona sobre la manera en que se refleja tu perfil en tu lenguaje corporal. ¿Qué cosas te gustan o no te gustan de cómo te mueves y te muestras a los demás? ¿Cómo podrías cambiarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s