Cómo ser un líder asertivo

dialogo

“La actitud de respeto hace que ganemos también el respeto de los demás, porque muestra que tenemos autocontrol y no caemos en las incitaciones agresivas de los demás.”

Por Natalie Despot

Twitter: @Natdespot

Hoy en día se habla mucho de la “asertividad”, pero ¿sabes exactamente a qué se refiere este término? El comportamiento asertivo se refiere a la conducta de una persona que no es agresiva ni violenta para imponer sus ideas, pero que tampoco es pasiva ni se deja someter por la voluntad de otros. Una persona asertiva es alguien que sabe manifestar sus convicciones y defenderlas de manera correcta y mesurada. Por eso la asertividad es una conducta tan importante para las personas que son líderes de alguna empresa o proyecto.

El perfil de un líder asertivo es atractivo y agradable. Las personas que tienen este perfil se destacan por ser confiables, llegan a la cima por su propio mérito y esfuerzo. Son personas que llegan a distinguir la delgada línea entre la agresividad y la asertividad en su actuar: mantienen la seguridad en sí mismos y enfocan su fuerza en lograr sus objetivos, sin necesidad de hacerle algún tipo de daño a sus contrincantes para lograr sus fines.

Es muy común caer en el círculo de la agresividad en este mundo competitivo: si me atacan con violencia, respondo con más violencia. Cuando se cae en esta dinámica es difícil retornar a un terreno sólido y abierto al diálogo racional. Sin embargo, nunca es tarde para dar el primer paso diplomático, en el que tratamos al otro, no con violencia, sino con respeto. Siguiendo su propia inercia, esta actitud de respeto hace que ganemos también el respeto de los demás, porque muestra que tenemos autocontrol y no caemos en las incitaciones agresivas de los demás.

Estar a la defensiva es la reacción natural cuando nuestras ideas son rechazadas, pero la actitud opuesta es la única manera de seguir adelante. Buscar el acuerdo o al menos dar reconocimiento a algunos de los puntos planteados por la “oposición”, es fundamental para la obtención de un consenso y avanzar en la toma de decisiones.

Un elemento que caracteriza a los líderes asertivos es su manera de dirigir a sus empleados: en lugar de imponerse de forma desafiante para hacer que las cosas se hagan a su manera, tiene una disposición de escucha y colabora para que se logre una visión de equipo y pertenencia en la empresa.

Es muy difícil obtener un consenso y avanzar si dirigimos con agresividad en lugar de asertividad. Por ejemplo, si se está discutiendo sobre el nuevo rumbo que debe tomar el área en la que trabajas, es importante que concedas a los otros tiempo y atención para expresar sus opiniones, y que expreses las tuyas cuando y como corresponde. El punto es que le des su lugar a las personas que forman parte de tu equipo, a pesar de que seas tú quien dirige esa área. De esta forma se consigue que los posibles contrincantes se conviertan en aliados. Si sabes encaminar las habilidades de las diferentes personas que componen tu equipo puedes obtener grandes resultados; por eso es importante que les hagas notar las ventajas y beneficios de trabajar bajo un esquema de cooperación a través de la dirección asertiva.

La diferencia fundamental entre la asertividad y la agresividad es el manejo consciente de la conducta: actúa en el momento adecuado, considera cuidadosamente la situación actual, mantente atento a las oportunidades de éxito y atrae a los demás a esa meta con auténtico liderazgo.

Un comentario en “Cómo ser un líder asertivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s