¿Pasión por el riesgo?

salto-tandem

“Sin retos ni riesgos la vida de cualquier individuo no parece tener mucho sentido, su presencia en el mundo no sería existencia sino un simple estar aquí. Los hombres buscan desafíos, cosas nuevas a las cuales puedan enfrentarse y ante las cuales puedan definirse.”

Por Chloé Nava

Twitter: @mmeroubaud

 

Últimamente ha sido común para mí encontrarme con personas que me cuentan experiencias extremas que tuvieron cuando se fueron de vacaciones o en un fin de semana, como tirarse del paracaídas o practicar rafting. También me he topado con gente que se está preparando intensamente para ir a un maratón o simplemente para una carrera, lo cual implica una gran cantidad de ejercicio y cuidados físicos. Pero cuál es el afán de todos ellos por hacerse de vivencias tan fuertes y riesgosas, ¿qué es lo que están buscando con ello?

Quien relata la historia suele hacer énfasis en las emociones que vivió en el momento y en cómo le ayudan en el presente para hacer frente a sus actividades diarias. El sentimiento de satisfacción consigo mismos permanece y al contarlo pueden revivirlo. Confieso que yo misma he caído en este patrón cuando he contado alguno de este tipo de relatos: me propuse algo, me preparé para ello y, a pesar de sentirme agotada, lo terminé. Por supuesto, sólo recordarlo me llena de orgullo.

Sin embargo, soy de la idea de que la experiencia del riesgo va más allá de lo físico. Las actividades riesgosas pueden encontrarse bajo diferentes formas. Desde empezar una nueva carrera de estudios, buscar un puesto diferente de trabajo o mudarse a un país nuevo, hasta empezar una familia, un negocio u otro proyecto de vida; todas estas son experiencias que a veces vemos como algo cotidiano, pero que en realidad son extremas. Me parece que cuando optamos por hacer cualquiera de estas actividades, así como cuando decidimos lanzarnos de un paracaídas, estamos buscando algo que va más allá del acto en sí mismo.

Buscamos lanzarnos en paracaídas o correr el maratón por el reto que implican para nosotros, porque ponemos nuestra fuerza al límite. Siguiendo a David le Breton, autor de La passion du risque, diré que estas experiencias dan cierto sentido a la existencia del individuo. Es gracias a las emociones que derivan de esto que el individuo justifica su existencia, ya que sobrevivió al riesgo y venció su miedo, con lo cual afirma su lugar en el mundo.

Como ya lo mencionamos, este placer se da también en otros terrenos. Por ejemplo, al momento de emprender una empresa se toman varios riesgos. No sólo está el aspecto económico, sino los temores propios, los comentarios ajenos, los obstáculos materiales y quizá burocráticos, entre otros. El fracaso en una misión como esta puede ser devastador; por eso optar por fundar una empresa implica hacer frente a ese riesgo.

Así como en los deportes extremos o de alta exigencia, el placer de saberse vencedor al final del reto da sentido a la existencia. El individuo crea nuevas fronteras, aumenta su autoestima y con ello su ánimo para seguir emprendiendo. El placer por el riesgo no es sólo por la actividad en sí misma, sino por las impresiones que conlleva. El peligro es un paso ineludible para llegar a la satisfacción o la sensación de éxito.

Este placer es definido por David le Breton como una “condición humana”, es decir, como una cuestión antropológica. Sin retos ni riesgos la vida de cualquier individuo no parece tener mucho sentido, su presencia en el mundo no sería existencia sino un simple estar aquí. Los hombres buscan desafíos, cosas nuevas a las cuales puedan enfrentarse y ante las cuales puedan definirse. Y no siempre la misión será exitosa, pero eso también le ayuda a conocer sus límites.

Así es que si una persona alguna vez se acerca a ustedes y les presume todas sus actividades físicas extremas, pueden invitarlo a llevar sus impresiones a otro terreno y a enfrentar otra clase de desafíos. O por otro lado, si encuentran a alguien muy enfocado en retos emprendedores, de familia o de carrera, pueden comentarle que quizá un riesgo físico podría ayudarles a conocerse y a detonar su talento en el otro ámbito.

Un comentario en “¿Pasión por el riesgo?

  1. Pingback: Poyekhali! –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s