24 preludios de Chopin

chopin 3_6024686

“La historia de la música occidental europea desde el Barroco hasta el siglo XX, está marcada por tres columnas vertebrales: el Clave Bien Temperado, las 32 sonatas de Beethoven y los preludios Op. 28 de Chopin.”

Por Santiago Piñeirúa

Twitter: @spineiruaz

Varios historiadores, músicos y musicólogos que han descrito la historia de la música occidental europea han hecho una analogía comparando el Clave Bien Temperado de Bach con el antiguo Testamento de la Biblia y las 32 sonatas para piano de Beethoven con el Nuevo Testamento. La importancia de esta colección de piezas de ambos compositores sin duda constituyen la columna vertebral en la historia de la música por haber definido dos épocas tan importantes: el Barroco y el Clasicismo.

El Clave Bien Temperado, por un lado, constituye un exhaustivo análisis del concepto barroco de tonalidad, resultado de la evolución de siglos de historia. Consiste de dos libros con 24 preludios y fugas cada uno, escritos en 1722 y 1744 respectivamente y dispuestos cromáticamente en todas las tonalidades posibles. Bach con esto traza un camino hacia el futuro, dejando no sólo repertorio para los intérpretes sino también una obra que redefine el lenguaje musical desde su creación hasta nuestros días.

Por otro lado, la historia de Beethoven es distinta. A lo largo de su vida escribe 32 sonatas para piano que no pertenecen a una colección específica en su conjunto, sino que representan uno de los ejes más claros en la transición entre el Clasicismo y el Romanticismo por ser testimonio del estilo de Beethoven y de la importancia histórica que tuvo. Beethoven, curiosamente, hace referencia en varias de sus sonatas al Clave Bien Temperado de Bach; al poner fugas y complejos textos contrapuntísticos en sonatas clásicas reinventó el estilo clásico, pues hasta ese momento nadie había visto hacia el pasado en sus composiciones de la manera en que lo hizo él. Esta idea da origen al revolucionario Romanticismo. La clara evolución entre el estilo clásico y romántico que tanto define a Beethoven se puede encontrar también en otras de sus obras, como sus cuartetos para cuerdas, sus conciertos para piano y sus sinfonías.

Existe otro compositor que, de manera más breve pero no menos trascendental, aporta enormemente a la historia de la música añadiendo otra columna vertebral al repertorio que define el estilo. Me refiero al romántico Frédéric Chopin, quien, a pesar de ser un compositor prácticamente exclusivo del piano, trascendió con su música al dar forma al Romanticismo de manera tan especial. Dentro de la vasta colección de composiciones que dejó al mundo hay una colección que, en mi opinión, se ha ganado el ser considerada pilar en la historia, pues su importancia es tal que no se puede entender el siglo XX sin su existencia. Me refiero a los 24 preludios para piano Op. 28.

Al igual que en el Clave Bien Temperado de Bach, estos 24 preludios también exploran el concepto de tonalidad, pues están dispuestos en un orden específico que recorre todas las tonalidades posibles, pero ahora desde un punto de vista romántico. El estilo pianístico, pero sobre todo romántico, de esta obra enmarca únicamente un periodo específico en la historia pero al mismo tiempo engloba muchas épocas, pues elementos como el Bel Canto tan presente en la ópera italiana, el virtuosismo propio del pianismo romántico y las revolucionarias armonías que anticipan lenguajes del siglo XX sitúan esta obra en una especie de línea sin tiempo y la hace existir coherentemente en todo momento.

Por esto, queridos lectores, considero que, hasta el día de hoy, la historia de la música occidental europea desde el Barroco hasta el siglo XX, está marcada por tres columnas vertebrales: el Clave Bien Temperado, las 32 sonatas de Beethoven y los preludios Op. 28 de Chopin. Con esto no quiero restar importancia a las grandes y esenciales aportaciones de otros imprescindibles compositores, sólo trato de esquematizar los ejes de los compositores que, a mi parecer, hicieron historia.

Para terminar les dejo varias versiones de los 24 preludios Op. 28 de Chopin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s