Anticipar para innovar

Ilustración de Dan Elijah Fajardo
Ilustración de Dan Elijah Fajardo

“En todo momento debemos recordar que el negocio está inmerso en la sociedad e interactúa con gente, es decir, está inmerso en un entorno altamente dinámico.”

Por Chloé Nava

Facebook

Twitter: @mmeroubaud

 

Después de la crisis económica del 2009 y de los conflictos dentro de la comunidad europea, el mundo de los negocios ha tardado en despegar. Aunque los esfuerzos de los distintos gobiernos y de las empresas han rendido frutos queda un gran camino por recorrer.

Uno de los problemas que se deben tomar en consideración para dar lugar al crecimiento es en la falta de confianza que tienen los emprendedores en su entorno de negocios. Esta desconfianza puede verse reflejada en el tipo de decisiones que toman las empresas al momento de desarrollar sus planes a futuro, así como en los riesgos que están dispuestos a tomar. Estos proyectos deben tomar en cuenta los éxitos y fracasos del presente y del pasado, pero también deben pensar en lo que funcionará en el futuro. Es esa última parte que la mayoría de los emprendedores dejan de lado; anticipar el futuro y hacer planes con respecto a éste es un riesgo que pocos están dispuestos a tomar.

Considerando la naturaleza de este texto, dejaré de lado el aspecto del gobierno y las medidas que éste debe tomar para crear un entorno sano de negocios. Me centraré en el emprendedor y en el modo que se acerca a la planeación de su negocio. Es normal que se quieran repetir las medidas o acciones que resultaron provechosas en un pasado: esto reduce el margen de los riesgos y permite a la empresa seguir creciendo. Sin embargo, este esquema no puede ser de provecho si se aplica sin tomar en cuenta la evolución del mercado. En todo momento debemos recordar que el negocio está inmerso en la sociedad e interactúa con gente, es decir, está inmerso en un entorno altamente dinámico.

Así que mantener lo que ha funcionado hasta ahora no es una buena estrategia si se deja de lado lo que funcionará en el futuro. Por lo tanto, para elaborar un modelo que quiera abrirse al cambio se necesitan dos cosas: estar dispuesto a tomar riesgos y sobre todo saber escuchar lo que está pasando a su alrededor. Anticipar las necesidades y gustos de la gente es una gran forma de innovar y mantener la empresa en crecimiento. Una empresa centrada en repetir éxitos anteriores no podrá sobrevivir en el futuro. Tras la anticipación está la innovación y para ello se necesita simplemente aprender a acercarse a los consumidores.

Esta es la perspectiva de Philippe Cahen,consejero y profesor en temas de mercadotecnia, quien sugiere prestar atención a las “señales débiles” que surgen a nuestro alrededor. Estas señales son definidas como hechos paradójicos que incitan a la reflexión. Es decir, hechos que llevan a los involucrados en la toma de decisiones del negocio a pensar en el impacto que podrían tener en su actividad. Por ejemplo, en el caso del impuesto sobre la comida chatarra, esto debió lanzar ciertas alarmas a todos los involucrados en la industria alimenticia. Este suceso debió ser un sujeto de reflexión y de evaluación que los llevara a analizar si tendría un impacto en su mercado y cuál sería.

Percibir las señales débiles es una labor importante dentro de la empresa, sin ello difícilmente podrá anticiparse una tendencia del mercado correctamente. Una de los lugares señalados por Cohen para ubicar estas señales son las redes sociales: en ellas el cliente puede entablar una relación con las empresas y dar a conocer pistas que ayuden en el análisis predictivo. Por eso es importante mantener nuestras redes al día, estar alertas y entablar un diálogo con la gente. El cliente que es tomado en cuenta, busca la cercanía con la empresa. Si se le preguntara, él mismo podría pensar lo que necesitará en el futuro y estaría dispuesto a compartirlo con el empresario.

Entender que el mundo no deja de cambiar es esencial para mantener todo negocio a la vanguardia y dando lo mejor de sí. Tener un espíritu innovador no es solamente probar tácticas nuevas y probablemente arriesgadas; es buscar anticipar lo que el negocio deberá ser en el futuro para seguir manteniendo su esencia y al mismo tiempo continuar desarrollándose. Escuchar al mercado y analizar los hechos y su impacto en las actividades es una tarea indispensable, así como procurar construir un diálogo con la gente, ya que finalmente será ésta la beneficiada y quien dará las pistas para dar el siguiente paso.

2 comentarios en “Anticipar para innovar

  1. Sin duda es muy importante estar informado de nuestro entorno para poder decidir de manera anticipada y además poder innovar dentro de un negocio pero, ¿cuántos lo hacemos? La mayoría estamos inmersos sólo en sobrellevar nuestras vidas, nuestro trabajo o nuestro negocio. La creatividad e innovación deben estar de inicio a fin en cualquier entorno para mantener la pasión, la actitud y energía para hacer las cosas siempre diferentes y que no nos encasillen como iguales. Lo que también es cierto es que muchas veces se tiene mucha creatividad pero no sabemos canalizarla o plasmarla en los hechos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s