Música mexicana: breve panorama

Arturo Márquez
Arturo Márquez

“En mi opinión, los compositores mexicanos no copiaron un estilo dejando su arte sin una identidad propia, sino que, en un mundo que empezaba a globalizarse, los artistas mexicanos vieron una gran oportunidad de proponer música mexicana con técnicas y tendencias internacionales.”

Por Santiago Piñeirúa

Facebook

 

Aunque siempre he hablado sobre música occidental europea, he dejado de lado el tema de la música mexicana por mucho tiempo. Quizás se deba a mi ignorancia en el tema o a intereses distintos en cuanto a gustos y estilos, sin embargo debo admitir que el mundo encuentra una joya en su patrimonio cultural cuando hablamos de música mexicana, particularmente de los siglos XIX, XX y XXI.

La música de los compositores mexicanos de estos siglos es un reflejo de la evolución del arte mundial en general. Los estilos varían desde sus exponentes más tradicionales como Manuel M. Ponce, quien se inspira en la elegancia de la música europea para dar a México una identidad en su Romanticismo, hasta la música folclórica, basada en danzas indígenas, ritmos populares y bailes tradicionales de las distintas regiones del país. En términos generales, la música mexicana es tan vasta como su historia.

Como mencionábamos en el post anterior, la música de nuestro país antes de ser mexicana empieza siendo novohispana y tiene la función de evangelizar. La música compuesta en nuestras tierras era entonces música sacra. Fue durante el siglo XIX que compositores como Felipe Villanueva, Juventino Rosas y Ricardo Castro realmente mostraron un reflejo de la influencia secular europea del momento, poniendo a México en el panorama internacional para la cultura musical. Recordemos que en ese entonces México vivía una época de gran influencia europea pero estaba consolidándose como nación independiente y poniéndose a la altura de las grandes identidades occidentales. Un ejemplo de estas ideas es el famosísimo vals Sobre las Olas de Juventino Rosas quien evoca a los grandes valses vieneses de la época. Escuchemos:

La época que encuentro más apasionante es la del siglo XX, pues, al igual que sucedió con todas las artes, la música se hace con una mezcla de gran variedad de estilos, y sus funciones van desde protestas políticas hasta los experimentos más vanguardistas del arte. Si bien es cierto que Manuel M. Ponce es considerado un compositor del siglo XX, nuestra música encuentra en esta etapa estilos y lenguajes modernos, dejando a Ponce el tradicional Romanticismo. Escuchemos la Balada Mexicana de Ponce, obra para piano que describe su estilo:

Al entrar las corrientes modernas al panorama musical del siglo XX en nuestro país, compositores como Julián Carrillo experimentaron con las tendencias vanguardistas de artistas de otros países. En mi opinión, esto no quiere decir que los compositores mexicanos hayan copiado un estilo dejando su arte sin una identidad propia, sino que, en un mundo que empezaba a globalizarse, los artistas mexicanos vieron una gran oportunidad de proponer música mexicana con técnicas y tendencias internacionales.

Estas tendencias internacionales se hicieron notar en el repertorio de los compositores más nacionalistas, quienes, después de la Revolución Mexicana, incorporaron temas folclóricos y populares con técnicas de composición modernas como el atonalismo y la polirritmia. Los famosísimos Carlos Chávez y Silvestre Revueltas son ejemplo de esto. Escuchemos Sensemayá de Revueltas, poema sinfónico basado en un poema escrito por el cubano Nicolás Guillén, el cual es un canto para matar a una culebra.

(a partir del minuto 2:30)

Después de esta época encontramos un tiempo de posmodernismo con estilos más vanguardistas. Algunos de los representantes más conocidos son Rodolfo Halffter, Mario Lavista y Federico Ibarra. Al mismo tiempo México cuenta con una variedad de estilos mezclados que unen la música de concierto con ritmos y armonías de carácter popular. El gran Arturo Márquez nos regala un ejemplo muy claro con sus populares danzones, obras llenas de ritmos compuestos, orquestaciones elaboradas y, a la vez, melodías muy tradicionales. He aquí el Danzón No. 2:

Para terminar de presentarles un panorama breve pero, al mismo tiempo, lo más generalizado posible, les hablo del México del siglo XXI, en el que, como en las artes internacionales, encontramos un collage de todo tipo de géneros. El México vanguardista no tiene límites en su música y en su cultura. Los compositores de ahora lo demuestran cada día. Uno de los ejemplos más renombrados del México moderno es el compositor Samuel Zyman, quien no deja de sorprender al público con su propio estilo, ya identificado entre su público. Zyman usa ritmos muy marcados y armonías modernas, sin embargo no deja de ser tradicional por presentar ritmos y armonías que pueden encontrar sus orígenes en el jazz y en otros estilos tradicionales o incluso antiguos.

Les dejo mi propia versión de su pieza para piano Two Motions in One Movement.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s