El football total más allá de las canchas

total

“El football, además de ser un deporte mundialmente importante, es también una fuente de aprendizaje para la vida diaria y las empresas, un espacio donde grandes mentes tácticas ponen a prueba el funcionamiento de técnicas grupales e individuales.”

Por Ana Belén Díaz E.

En este año la fiebre del mundial nos invade por todos lados, entre los partidos, las aficiones y la fiesta, podemos ver dentro y fuera de las canchas un abanico enorme de características propias de cada país.

Esto se puede ver cada cuatro años, convirtiendo cada mundial en un espectáculo de diversidad, que es claramente visible en los equipos que ahí participan: cada selección muestra una táctica, un estilo y un tipo de juego característico.

Durante los mundiales de 1974 y 1986 Holanda decidió adoptar una táctica novedosa que lo llevó a acuñar el conocido nombre de “Naranja Mecánica”, pero ¿qué hizo que este equipo fuera considerado como uno de los mejores de la historia?, ¿qué tiene esta táctica que convierte a un equipo tan fuerte? y por último ¿se podría emplear esto fuera de las canchas de football?

Su creador, “Rinus” Michel, define esta táctica, llamada “football total”, de la siguiente manera: Consiste en acosar sin tregua ni respiro al adversario para recuperar la posesión del balón, y no ceder a ningún precio la iniciativa del ataque al contrincante, contando con dos requisitos básicos: un espíritu de lucha inquebrantable y una perfecta preparación física, sin los cuales el sistema se derrumba irremediablemente.

Para este tipo de juego se requieren fuertes individualidades que sean capaces de llevar un juego al máximo durante el tiempo completo del partido, cubriendo en todo momento todas las posiciones acordadas desde el inicio del partido, por lo que cada uno de los jugadores es capaz de jugar en diferentes posiciones cubriendo a aquel compañero que haya cambiado de posición para alguna jugada.

Además de estas individualidades, hay que tener un equipo perfectamente sincronizado, una máquina en la que cada engrane funcione perfectamente, pero que a la vez pone al servicio del equipo sus capacidades, haciendo más importante el juego grupal que el individual.

Este tipo de táctica conlleva un entrenamiento físico y mental muy grande de los jugadores, quienes mantienen la movilidad por toda la cancha, haciendo un juego más dinámico, con muchos pases e intercambio de posiciones, al mismo tiempo que estructuran jugadas tácticas durante los continuos pases que se realizan.

Si abreviamos esto y lo traemos a la vida diaria o empresarial podemos rescatar varios puntos útiles:

1)     El entrenador tiene muy claro el estilo de juego que se realizará y se lo transmite de forma clara a todo el equipo, estructura las jugadas pero da libertad para que sus jugadores puedan crear su juego durante las diferentes circunstancias del partido, pero siempre manteniendo la idea del football total. De igual modo, un jefe o líder de cualquier tipo, debe mantener una buena comunicación con su equito de trabajo, transmitir su estrategia y los pasos a seguir con claridad y dar un espacio para la creatividad, impulsarla y dirigirla.

2)     Todos los miembros del equipo deben estar preparados para soportar este tipo de juego, el éxito del football total depende de la preparación física y mental de los jugadores, pues es un juego que conlleva un gran reto físico. En el caso de la vida cotidiana y laboral, también hay que mantenernos en constante entrenamiento, tanto físico como intelectual, para seguir aprendiendo cosas nuevas y para soportar el estrés y la fatiga del trabajo o del estudio.

3)     Mantener la pelota y no dejar a la competencia tenerlo mucho tiempo, si nosotros tenemos la posesión del balón tenemos la posibilidad de llevar el juego hacia nuestro propio estilo. Del mismo modo, no hay que esperarnos a que alguien más nos saque de nuestro status quo: hay que estar pensando siempre en maneras de innovar y de hacer mejor nuestro trabajo, hay que proponer y hacer cosas nuevas. No hay que esperar a que nos “caiga el balón”: hay que ir por él y mantenerlo.

4)     Contar con personas “multiusos”, que puedan jugar tanto a la ofensiva como a la defensiva, que aunque tienen una posición definida pueden cubrir o cambiar de acuerdo a lo que se necesita y están dispuestas a hacerlo si así lo requiere el equipo. Es bueno que las personas dentro de un equipo de trabajo desarrollen todas sus capacidades y se aprovechen según se necesite, pero sobre todo la buena disposición y el deseo de servicio de los mismos es lo que garantiza que se haga un buen trabajo.

5)     El football total fue tan importante porque era una táctica que no se conocía, cambió la forma de jugar al football y llevó al equipo holandés a convertirse en un líder mundial con un juego único y novedoso. También nosotros tenemos que pensar qué es lo novedoso en nuestro trabajo, qué vamos a aportar, de qué manera vamos a hacer las cosas para que sean aún mejores.

Con esto podemos ver que el football además de ser un deporte mundialmente importante es también una fuente de aprendizaje para la vida diaria y las empresas, un espacio donde grandes mentes tácticas ponen a prueba el funcionamiento de técnicas grupales e individuales, buscando el ansiado grito de “Goooool”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s