La tragedia de los argot-nautas

the_entrepreneur

“El gran problema de la jerga empresarial es que suele ser usada de manera indiscriminada y se convierte en jerigonza: en lugar de volver más clara una idea, la obscurece y la hace incomprensible para casi cualquier mortal.”

Por Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

Cuenta la mitología helena que Jasón y un grupo de héroes se embarcaron en la nave Argos hacia la aventura para conseguir el vellocino de oro, es decir, la zalea de un carnero dorado. Conseguir la piel del carnero implicaba que Jasón podría tomar el trono que le correspondía y que ocupaba Pelias.

Poco tiene que ver el mito griego con el mundo empresarial, excepto que me sirve como analogía para un problema con el que me he enfrentado sinnúmero de veces. Imaginemos que el trono es el gran objetivo que quiere alcanzar una organización; el emprendedor o directivo es Jasón y sus argonautas o héroes son sus colaboradores.

En una situación ideal, toda la misión queda clara: hay que ir a conseguir el vellocino de oro y traerlo para conseguir el trono. El problema es que hoy en día hay un enemigo a vencer, más grande y furioso que los monstruos míticos más horrendos: el argot empresarial.

El argot o slang empresarial es el conjunto de tecnicismos que se usan específicamente para denotar algo. Así, palabras como “comodities”, “sinergia”, “gestión del cambio”, “monetización”, entre otras muchas, tienen la finalidad de expresar de manera muy clara una idea muy concreta.

Como nos lo recordó hace tiempo Elizabeth Gutiérrez, “todo slang es una metáfora”. Tiene por naturaleza hacer más accesible una realidad compleja. El argot, cuando está bien usado, engloba en una palabra o en una sola frase un significado que de otra manera tendríamos que desarrollar kilométricamente.

El gran problema es que la jerga empresarial suele ser usada de manera indiscriminada y se convierte en jerigonza: en lugar de volver más clara una idea, la obscurece y la hace incomprensible para casi cualquier mortal.

El argot tiene la peculiaridad de poder desnudar la realidad, de hacerla asequible a cualquiera. Hablar de “la profundidad del alma” puede ser tan claro como hablar de las “patas” de la mesa o del “hielo” que se rompe para entablar una relación humana.

¿Qué puede ser peor que volver confuso aquello que nació para arrojar luz al mundo? Quizá solamente hacerlo intencionalmente. Usar el slang empresarial para ocultar información, mentir o manipular es siniestro, horroroso.

Cuando el argot deja de ser una herramienta común para aclarar las cosas la tragedia es inminente. En lugar de tener argonautas, es decir, héroes que navegan sobre una embarcación bella y fuerte hacia el éxito, las empresas tienen argot-nautas, intrépidos temerarios incapaces de comunicarse entre sí y, por ende, condenados al naufragio.

Cuando eso sucede nos topamos con enunciados de misión empresarial como: “Crear una experiencia de compra que satisfaga a nuestros clientes de manera holística y competitiva, así como que restablezca la gestión de nuestros recursos de manera asertivamente orientada al mercado para poder operar servicios escalables que amplíen efectivamente nuestro flujo de efectivo en el largo plazo”.

Evidentemente esta frase es una caricatura, una exageración. Pero no es algo extraño a la realidad empresarial encontrarnos con sandeces de esa magnitud. Pueden hacer el experimento, pregúntenle a sus colegas o colaboradores si entienden la misión de la empresa. Si no son capaces de expresarla en términos tan simples como los de Jasón y su trono, entonces hay un problema de comprensión que urge ser atendido.

¿Quién dijo que balbucear nos hacía ver inteligentes? Hay que cuidar que nuestras expresiones sean claras y transmitan el significado que nos importa. De nada sirve sonar a Feliciano de Silva, que con trabajos parece que sabe lo que dice.

Si pese a todo lo dicho todavía tienen ganas de impedir la comunicación mediante un argot imposible de interpretar, les comparto un último argumento y una herramienta.

El argumento no es mío, es de Weird Al Yankovic y es un video-oda al slang empresarial:

Y la herramienta, para que no me acusen de envidioso, es un generador de declaraciones estratégicas lleno de argot y vacío de sentido:

http://cmorse.org/missiongen/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s