Inside, un viaje al arte contemporáneo

numen

“Cuando alguien dice que no le gusta un cuadro, libro, canción o lo que sea porque no lo entiende siempre pienso que sería mejor que diga simplemente que no le gusta porque no lo siente.”

 Por Chloé Nava

Twitter: @mmeroubaud

Facebook

 

 

Je me sens toujours seul, alors je dessine tout le temps.

Les hommes existent à l’extérieur. Je ne peux pas entrer dans ton intérieur.

J’ai envie de devenir des images afin de pouvoir y pénétrer.[1]

Ataru Sato

 

Nunca había hecho una fila tan larga para entrar a un museo y para ser honesta no suelo hacer filas para nada que sea de entretenimiento, por el simple hecho de que la espera no me entretiene. Sin embargo, me quedé ahí, paciente y observadora. Vi a la gente esperar e irse, reservar su lugar, ver hacia la nada; en fin, el tiempo pasó lentamente pero finalmente pude entrar.

El sábado pasado salí de mi pequeña ciudad para pasearme en París y visitar el popular y moderno Palais de Tokyo. Este museo de arte contemporáneo suele recibir exposiciones propositivas siempre abiertas al diálogo y esta vez alberga la exposición Inside que reúne a una serie de artistas de todo el mundo bajo ese único tema.

El sitio es extremadamente popular y varias de las obras presentadas en esta ocasión hicieron gran ruido por lo que era completamente natural que hubiera tanta gente curiosa como yo queriendo ver las obras que habían ocasionado ese revuelo.

Antes de ir no sabía qué esperar, preferí ser sorprendida que leer impresiones ajenas o incluso probables explicaciones aludiendo a la disposición de las piezas o elección de los artistas, ya que considero que la primera impresión debe ser absolutamente sensorial y no racional. Eso de pensar el arte es algo que vuelve a escucharse en las conversaciones, siempre y cuando se esté hablando de arte moderno. La oración “no me gusta el arte moderno porque no lo entiendo” me hace pensar que a quien le gusta alguna obra artística es porque la entiende y, siendo honestos, eso sí no lo entiendo.

Cuando alguien dice que no le gusta un cuadro, libro, canción o lo que sea porque no lo entiende siempre pienso que sería mejor que diga simplemente que no le gusta porque no lo siente. Una obra debe acceder a nosotros a través de nuestros sentidos y encender algún tipo de emoción que eventualmente transformaremos en una reflexión u otra actividad de la razón. Pero romper esta cadena de sucesos equivale a olvidarse de lo que realmente hay detrás de la experiencia estética.

Y sé que estoy entrando en un terreno escabroso al pronunciar mis ideas al respecto, pero pienso honestamente que el arte dice algo primeramente de forma sensorial y que despierta en nosotros algo mucho más sencillo y primario que ideas abstractas. El artista, como lo entiendo, nos regala una obra que nos permite entender el mundo desde otro horizonte, rompe barreras con el simple hecho de hacer pública la suya. Pero para que eso sea posible sus pasiones deben ser lo primero que lo lleven a crear, no su intelecto, cada elemento tiene un orden y su lugar.

No haré un enlistado exhaustivo de lo que vi, porque eso no sería entretenido ni para mí ni para ustedes. Solamente mencionaré algunas obras que me impactaron. La primera fue de Marcus Galan, consistía en una ilusión óptica que daba la impresión de pasar a través de un vidrio o un espejo; sin querer, todos lo hacíamos con cuidado. Poniéndole un sentido a la intervención diría que cruzamos al otro lado del espejo, como en Alicia a través del espejo.

La siguiente en mi lista fue de Ryan Gander con “I is…” quien ocultó en sábanas de mármol diversos objetos, los cuales en la infancia suelen ser los pilares de una habitación improvisada pero con límites claros. La delicadeza con la que el artista trabajó el mármol es impresionante y el sentimiento de volver a la infancia fue bastante vivo; recordé las casas que solía inventar con mi hermano y la importancia que tenían en nuestras mentes.

La tercera pieza que llamó mi atención fue una estructura basada en el desorden, algo que un ciclón hubiera podido causar a una feria de pueblo. ¿Qué hacían juegos inflables, estructuras de madera, aluminio y demás cosas destruidas en la esquina de una gran sala? No lo sé pero el aparente azar y aparente desorden me llamarón más la atención. Parecía más la obra de algún gigante enfurecido o de algún dios; valía la pena verlo.

Finalmente la cuarta y última obra de las que les hablaré es de Mike Nelson. Se trata de una construcción en obra negra, así sencillamente, un trabajo inconcluso que me hizo pensar a las tantas casas que así se construyen en México. Esas construcciones ofrecen una visión hacia el futuro, hacia lo posible. El artista no lo veía como yo, es decir, como una casa, pero sí como una obra que se abre camino al futuro al estar indeterminada. Es la primera vez que esta obra se exhibe y quizá la última si sufre algún tipo de transformación.

Cada artista exhibió un interior, ya sea el de su estudio, el de una casa, el de su alma, el de sus temores, algo interno a ellos o a los objetos con los que interactúan o que les provocan mayor interés. ¿Qué es estar dentro de cualquier lugar? ¿Qué sentimos y en qué difiere a estar fuera? Todo ese día fue descubrimiento, mi curiosidad fue alimentada de muchas maneras, así me preguntaba por qué habían hecho unos grafitis en el interior del museo para conectar un piso con otro. Los grafitis deben estar fuera pensé, pero ese afuera es otro adentro, podrían estar en un lugar abandonado o en un callejón o en una avenida, siempre dentro de y revelando algo, son ventanas.

Así que si se preguntaban si lamenté hacer casi cuarenta minutos de fila les diré que no, porque el viaje que hice fue altamente enriquecedor. Tanto así que removió muchas cosas que tengo, a mi vez, en mi interior.

[1] Me siento siempre solo, así que dibujo todo el tiempo. Los hombres existen al exterior. No puedo entrar en tu interior. Quiero convertirme en imágenes para poner entrar en ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s