“Je suis Charlie” y otras cosas

manifestación2

“Los eventos recién ocurridos señalaron (…) que no estamos en una burbuja independiente de las demás culturas, pero que tampoco nuestra apertura al mundo significa que estamos absolutamente abiertos a todo.”

Por Chloé Nava

Twitter: @MmeRoubaud

Facebook

 

Seguramente no han dejado de enterarse de uno que otro detalle sobre lo ocurrido a inicios de este año el 7 de enero en París, sobre todo si tienen internet y redes sociales. Si es así, seguro también supieron que hubo una serie de eventos el 8 y el 9 de enero que terminaron con la muerte de varios civiles y de los responsables de lo sucedido.

No pretendo relatar lo ocurrido ni meterme en la sonada discusión sobre la libertad de expresión, ya que varios periódicos y revistas alrededor del mundo lo han hecho mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. Sin embargo, ya que vivo en Francia no puedo quedarme tranquila y no preguntarme qué será lo que pasará después. A esta tragedia le anteceden muchas otras y también una serie de conflictos que no se pueden seguir obviando.

Antes de que sucediera todo esto, escuchaba frecuentemente que las condiciones del país para aceptar migrantes -y sus cantidades- debía ser revisada. Un constante e inconsciente deseo por replegarse parece vivir en las mentes de muchos franceses. Las generaciones más jóvenes a veces se quedan con esa idea de que el extranjero “les quita oportunidades” o, en el caso concreto de los musulmanes, “les están imponiendo sus costumbres”. Coexistir no es sencillo, pero es posible. Ninguna nación es inmutable, los cambios son posibles y necesarios, y sin embargo, cuando se pone en juego la identidad, el cambio se vuelve aterrador.

Otro suceso que le dio la vuelta al mundo y que probablemente vieron o escucharon fue la marcha del 11 de enero, donde tres millones de personas se manifestaron en favor de la República, por sus valores y, particularmente, por la libertad de expresión. La solemnidad del evento, el aire de solidaridad que se respiraba fue reflejo de la profunda herida que había recibido la nación; cada quien fue brutalmente despertado de su universo. No sólo los franceses reconocieron que su Francia estaba pasando por una etapa vulnerable, sino la mayoría de los países europeos también. Europa, el viejo continente, acogedor, lugar de refugio, etc.; su posición en el mundo fue puesta en duda.

¿Cómo seguir siendo la República si se empieza a cambiar? ¿Qué son la libertad, la fraternidad y la igualdad en un país que cada vez se muestra más como refugio, pero que tiene cada vez menos la capacidad y la estructura para mantener esos valores en alto? ¿Cómo definirse, cómo mostrarle a los demás quién se es para que no parezcan sorprendidos por nuestras acciones?

En uno de sus escritos, Epochen geselliger Bildung de 1831, Goethe describió las cuatro etapas de la formación social, donde lo proprio se topa con lo extranjero y de la manera en la que puede hablarse de una integración del uno en el otro sin que se pierdan las particularidades. A manera de resumen y sin que sea una explicación exhaustiva del tema, la primera etapa corresponde a la nación encerrada en sí misma; se entablan relaciones con quienes se nos asemejan y se busca guardar la pureza de la nación. La segunda corresponde a la primera apertura de la nación hacia lo extranjero; ya no hay un rechazo ante el otro y se pueden entablar ciertas relaciones, pero se sigue buscando la seguridad de lo propio. La tercera etapa corresponde al crecimiento de estos círculos; lo propio y lo extranjero no pueden evitar estar uno a lado del otro, empiezan a notar que sus deseos e intenciones no son tan diferentes, sin embargo sus diferencias siguen siendo un gran obstáculo para poder fusionarse. Finalmente, la convivencia y la unión de todos estos círculos o naciones es posible cuando se pueden ver y criticar las obras e ideas de cada nación con igualdad, es decir, cuando las diferencias no representan un obstáculo para ver el discurso de fondo de cada círculo.

Pienso en Goethe porque me permite pensar en qué momento se encuentra Francia frente a los diversos círculos que acoge en este momento; diría que están en la tercera etapa de su desarrollo. El trabajo de fusión no sólo es francés, sino que viene de las demás comunidades también y creo que ése es otro punto que debe desarrollarse concretamente. El proceso de adaptación de un lado y del otro es un constante ir y venir entre la segunda etapa y la tercera; pueden suceder simultáneamente y normalmente así pasa.

Los eventos recién ocurridos señalaron justamente estas transiciones. Fue una bofetada que nos mostró que no estamos en una burbuja independiente de las demás culturas, pero que tampoco nuestra apertura al mundo significa que estamos absolutamente abiertos a todo. El país puede cuestionar sus principios y reforzarlos, tiene derecho a tener miedo de perder todo aquello que considera bueno, pero el cambio es inevitable y no significa que sea negativo.

La marcha fue un acto de solidaridad impactante, donde a pesar de las distintas ideas que puedan tener las personas sobre la libertad, la igualdad y la fraternidad, había un sentimiento general y muy profundo que defendía la felicidad, le bonheur. Si después los discursos se dividen y descomponen es otra cosa, pero en el fondo, quizá sin saberlo, parece que todos querían expresar una sola cosa.

5 comentarios en ““Je suis Charlie” y otras cosas

  1. A mi que soy de una familia que voy a llamar mixta porque mi mujer es marroquí, los sucesos me han encogido el corazón y veo con preocupación que las iniciativas que surgen más bien parecen ir al encontronazo de civilizaciones que al encuentro. Europa ya parece incapaz de estirar más la tolerancia que es uno de sus principios y uno de los afectados en esta crisis para admitir a toda una civilización, la musulmana que tiene valores diferentes, muy diferentes, especialmente el valor de lo sagrado que en occidente parece desaparecido en la vida pública y que está en el centro de este conflicto.
    Lo que más me preocupa es si seremos capaces de encontrar las vías de diálogo y entendimiento porque la convivencia ya no es separable por mucho que se quieran cerrar las fronteras.

    Me gusta

    1. Hola, leo tu comentario con interés, y sí con cierto dolor también, Es cierto que hay gente no musulmana ha decorado algunas mezquitas con cadenas de flores y corazones en Francia, existen las personas que no logran ver claramente el conflicto y reaccionan en oposición a lo completamente extraño. Diría en parte y ya lo dices tú que mucho de eso tiene que ver con una profunda ignorancia católica de cualquier tipo. La República lucha por los valores de la República, lo que implica que protege igualmente a todos los habitantes crean en lo que crean. Pero llevar esto a la práctica ha mostrado ser un asunto diferente. Ayer justamente en Arte (canal franco-alemán de una gran importancia y riqueza) participaron en un debate una conocida periodista del Vaticano, una filósofa que estudia problemas de laicismo y tolerancia y el representante de los jóvenes musulmanes en Francia. Entre ellos el debate era constructivo, se subrayó la necesidad de no hacer amalgamas, de la ignorancia sobre la religión y de lo religioso, la necesidad del respeto y de la “autocensura” para el bien vivir. Aunque cada uno, en cada uno de esos temas tenía una opinión delicadamente diferente a la de los demás. Pero el problema está en las masas, el la política, en la impresión que tiene a veces Francia de que ya ha ayudado demasiado a los demás. Pero tampoco pienso que todo esté perdido, entre esas masas hay quienes ven que los demás son ellos mismos, tan europeos y franceses como ellos, lo veo con la decoración de las mezquitas y con los amigos musulmanes que frecuento.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s