El lenguaje de los sentimientos

good lie

Me atrevería a afirmar que los sentimientos, por sí solos, tienen el poder de comunicar y lo hacen desde el corazón. Tienen el poder de conectar a dos seres humanos a través de la empatía.”

Por Susana Kiehnle

Twitter: @SusanaKiehnle

Hace algunos días estaba viendo “The good lie”, una película sobre la vida de cuatro refugiados de Sudán. Su niñez se desarrolló durante la guerra, toda su familia fue asesinada y durante un largo periodo de tiempo el propósito de su vida se redujo a sobrevivir. De repente, después de pasar más de diez años en el campamento para refugiados de Kakuma, Kenya, consiguieron el “sueño americano” y fueron trasladados a EE.UU. Llegaron a un país “desarrollado” y así, sin más, se encontraron sumergidos en una cultura completamente ajena a la suya. Con estos choques culturales tan crudos, tan fuertes, relacionarse con los demás se convierte en un verdadero problema: yo no te entiendo y tú no me entiendes. Yo no sé qué es una regadera y tú asumes que eso es de conocimiento general en todo el mundo. Tú defiendes la libertad y yo me preocupo porque no te has casado y ya estás a la mitad de tus treintas. Yo te pregunto de qué tribu eres y tú te ríes pensando que es una broma, porque asumes que eso es cosa del pasado, del mundo “no desarrollado”. Tú me dices que hay varias marcas de comida para perro. ¿Comida para perro?, ¡qué cosa tan más ridícula! Los dos hablamos inglés, pero yo no entiendo nada de lo que me dices.

En una de las escenas del final de la película, una estadounidense está platicando con una sudanesa y le cuenta que su hermana murió de cáncer. Las dos se miran a los ojos y, de pronto, se entienden. A las dos, la muerte les ha arrebatado a alguien, las dos han sentido ese hueco en el estómago, esas ganas de llorar, esa frustración ante la incapacidad de no poder cambiar las cosas. Yo he sentido dolor, tú has sentido dolor, yo he perdido a alguien y tú también. Por fin nos entendemos.

Para escribir este texto busqué como loca algún artículo con el que pudiera enriquecer esto que estoy escribiendo y Google me respondió con puras notas relacionadas con cómo comunicar los sentimientos. Las palabras me apasionan y el lenguaje es, a mi juicio, el mejor invento de la humanidad y, junto con la música, el más bello. Describir los sentimientos con palabras es un arte y es hermoso. Pero yo me atrevería a afirmar que los sentimientos, por sí solos, tienen el poder de comunicar y lo hacen desde el corazón. Tienen el poder de conectar a dos seres humanos a través de la empatía.

El amor se comunica solo, el dolor también, la tristeza, la alegría. Me pasó también en Ghana y no necesariamente con el lenguaje oral o escrito, sino con el lenguaje corporal. Para nosotros, occidentales, un beso es una muestra de afecto, de cariño. Los niños de la tribu mamprusi no sabían qué era un beso y yo me la vivía dándoles besos en el huesito de la nariz (pues la tienen muy chata y parece que no tienen hueso). Ellos se reían y me lo regresaban tronando la boca, como si fueran patos. Poco después me di cuenta de que en esa región del mundo, un beso es un símbolo desconocido. El día que me despedí no podía dejar de llorar y ellos me demostraron su cariño tronándome la boca en el cachete. Pequeños ejemplos como éste tengo un millón. Cuando nos conectamos a través de los sentimientos, la magia sucede. Justo en ese momento, hay una conexión, un profundo entendimiento entre dos seres humanos completamente distintos. Por lo tanto, nos entendemos y por un instante, breve como un suspiro, nos sentimos iguales.

Susana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s