¿Dónde inicia tu historia?

cuentacuentos

Por Chloé Nava
@Mmeroubaud

“Un hombre cuenta sus historias tantas veces que se convierte en sus historias.
Perduran después de que él se ha ido, y de esa forma él se vuelve inmortal.”
– Big Fish

A los humanos nos atraen los narradores como a las criaturas del fondo del mar les atrae la luz. Algo místico, mágico y a la vez personal se desarrolla en cada historia, en el tono que emplea el narrador y en las emociones de quienes nos rodean.

Pero contar una historia hoy en día es un reto. Tanto el uso de los 140 caracteres de Twitter como la facilidad que nos dan los celulares para contarnos todo en vivo y en directo, alteran nuestra manera de relatar los eventos. Pese a ello, hay quienes parecen nacer con una necesidad más grande que los demás por contarlo todo, real o imaginario, haciendo del crear historias una parte esencial de su vida.

En la película Big Fish de Tim Burton —que les recomiendo ampliamente— el protagonista es el narrador de su propia vida: siente la necesidad de narrarla para sentir que la ha vivido, haciendo de la suya una historia que antes de ser relatada quizá no existiría. Cuando uno cuenta su día tiene la impresión de vivirlo dos veces, y así confirma su vivencia. Por eso también cuando nos ha ido mal preferimos no decir nada, como si eso pudiera eliminar los hechos que nos disgustaron.

Pero contar una historia no es simplemente enunciar una serie de eventos, ni empezar necesariamente por el principio o en orden cronológico, sino hallarle un sentido especial a lo que sucedió y saber compartirlo. Aquí también haré referencia a una película de Burton, Alice in Wonderland. En la película, cuando Alicia encuentra al Sombrerero Loco y a la Liebre de Marzo se ve forzada a tomar el té con ellos. Interesados por la vida y procedencia de la niña, le piden que cuente cómo es que ha llegado hasta ellos con una frase maravillosa: Begin at the beginning and go on till you come to end: then stop. (Comienza por el comienzo y sigue hasta llegar al final: entonces detente.) La oración es realmente interesante, aunque parezca obvia, porque marcar el principio de un relato no es tarea sencilla y tampoco lo es determinar cuando se ha llegado al final.

¿Cuál será la primera escena y cómo marcar el final del relato? ¿Qué suceso determinará que todo ha sido dicho o que apenas se comienza? En la obra de mi escritor favorito, Émile Zola, es posible observar la complejidad y la genialidad que implica definir este orden. ¿Cómo se van a tejer los relatos para formar el telar que se tiene en mente?

Su serie de los Rougon-Macquart está formada por 22 libros que relatan la historia de una familia que vive durante el imperio de Napoleón III. El gran dramatismo, los personajes seducidos por la lujuria, el retrato de una clase pobre, el rol de las mujeres de la corte… nada de eso es particularmente novedoso. Lo genial de su trabajo está en el engranaje de las piezas, cómo nos hablan desde el lugar que ocupan, contando las penas y alegrías que sufren. Somos llamados a escuchar sus vidas porque encienden nuestra curiosidad y generan empatía. Si Zola hubiera escrito un tratado en 22 tomos sobre la teoría de la herencia y del determinismo social usando como ejemplo a una familia imaginaria, el resultado hubiera sido radicalmente diferente. El escritor no hizo tratados, sino novelas; contó historias, acudió a su imaginación y, así, apela a la nuestra. Organizó una serie de elementos en un orden tal que expresara la vida de una familia con sus altos y bajos. ¡Y qué bueno que lo hizo!

El arte de narrar una historia toca emociones y nos ayuda a identificarnos, a sentirnos quienes somos. Una comunidad incapaz de construir relatos está muerta, no existe.

La semana pasada se entregaron los premios Oscar. Para mí, la importancia de esta clase de eventos es que celebran la ideación y realización de historias, impulsan a los creadores, haciéndoles saber que nos sigue gustando que nos cuenten esas historias y motivándonos a ser parte de esta tradición creadora.

Qué historias contamos y cómo lo hacemos tiene una influencia directa en la manera en que vivimos. Pero éste es un arte complejo: por eso debemos seguir motivando y apoyando a quienes saben narrarlas, para que podamos aprender de ellos a contar nuestras historias –¡todas las historias!– apasionadamente.

Los invito a echarse un clavado en el trabajo y las creaciones eclécticas de Mahzatlan, un colectivo mexicanos que gracias a su pasión por el cine, gran energía, creatividad, inteligencia y necesidad creadora, ha decidido contar historias a gran escala. Con varios cortos, una serie, una película hecha y otra en producción—actualmente en Fondeadora— son una muestra de que todo puede ser contado de forma original, con tal de que sepamos cuál es su principio y su final.

chloe-nava

Chloe Nava E.

Interesada en filosofía política y social, fanática de Émile Zola y escritora un poco gris. Me interesa encontrarle un sentido a todo lo que me rodea.

twitter

 

Este texto fue publicado originalmente el 2 de marzo de 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s