Fronteras y arte

francis

“Una frontera es un límite, necesario pero no inmóvil.”

Por Chloé Nava

Twitter: @Mmeroubaud

Facebook

¿Cuál es la historia que cuentan las fronteras? ¿Qué significan y qué implican? Que crezcamos de un lado o del otro parece influir toda nuestra vida, la manera que hacemos frente a los obstáculos y la forma en la que disfrutamos de las cosas. Una frontera da una explicación a nuestra forma de ser, delimita la zona de la que venimos y nos permite crear una determinada identidad.

La exposición en el Museo Rufino Tamayo de Francis Alÿs, un artista Belga que reside en México, pone en video, pintura y escultura todo aquello que atañe el tema de las fronteras. Ya sea que sean fronteras nacionales o que delimiten un país, Francis se interesa en mostrar lo global y lo regional con proyectos espontáneos y originales.

Las historias locales poseen la misma intensidad que aquellas que cruzan fronteras. La gente de diversas partes del mundo muestra la misma sencillez; Francis tiene la habilidad de sumergirnos en mundos paralelos. Más que entender los problemas los sentimos. En esta exposición Cuba y E.U. construyen un puente hecho de barcos. Los niños de España se meten al agua al mismo tiempo que los de Marruecos para tenderse la mano. Los niños de Afganistán juegan tranquilamente en la calle y pareciera que sólo nosotros vemos la parte peligrosa del país.

Mi visita al museo coincidió con la lectura de un libro que no dejaba de alimentar mis reflexiones. La bastarda de Estambul de Elif Shafak es una gran novela que expone el conflicto del genocidio armenio a manos de los turcos. La autora tiene la gran habilidad de representar los diversos argumentos que presentan armenios y turcos. Pero la seriedad del tema no hace del libro una historia pesada de leer, al contrario, nos permite sentir ante todo lo que los personajes defienden y a no ver el tema en blancos y negros.

Dos jóvenes mujeres se encuentran en Turquía; una americana-armenia y la otra turca. La primera cargando la historia de su familia y de su pueblo, la otra tratando de olvidar todo lo que fuera su pasado. A pesar de sus diferencias nos damos cuenta que tienen tanto en común que la barrera que las separa, la de su pasado, no es infranqueable ni inamovible. Ambas se tienden la mano sin saberlo del todo y hacen más tenue la línea divisoria entre un pueblo y el otro. Casi como lo hubiera querido Francis en uno de sus experimentos, al juntar los niños marroquíes y españoles, fuera de las reglas de los adultos y de sus condiciones.

Nuestra identidad se alimenta necesariamente de historia, pero la manera en la que ésta es contada, la forma en la que nos constituye y determina nuestras relaciones con los demás es peligrosa. Mantener nuestro espíritu abierto es una condición indispensable para evitar construir muros y sólo trazar líneas en la arena. No reconocer que en el pasado se ha cometido una atrocidad contra su vecino o tratar de olvidarlo es tan limitante como entenderse sólo a través de la miseria vivida. Las consecuencias a largo plazo de estos actos no pueden medirse, la forma en que quedan grabados los hechos tampoco.

Me gustó la exposición por la liviandad con la que presenta temas complejos y a menudo tabú, así como me gustó la novela por la facilidad que tiene en exponer los diversos matices de una disputa centenaria. Soy mexicana, pero también soy francesa y encontrar la barrera entre una nacionalidad y la otra en mí siempre me ha parecido una tarea muy compleja. Y como los personajes de la novela a veces siento que quiero vivir de las historias heroicas de mi patria y por otros momentos olvidarlo todo y entender el mundo desde lo que me muestra el presente.

Una frontera es un límite, necesario pero no inmóvil, se tiende a ver con mayor claridad cuando de un lado de la frontera predomina la crisis, y del otro una mayor estabilidad. El miedo al otro no sólo viene de sus diferencias, sino de que pueda transmitir “lo malo” que vemos en él. Esta exposición abre muchas reflexiones simplemente por ser espontánea y seguir un instinto curioso y humano.

chloe nava

Un comentario en “Fronteras y arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s