Firmeza y seguridad para dirigir

imagen

“De un líder se esperan muchas cosas, entre ellas que sea firme y seguro en sus decisiones, actos y palabras.”

Por Jesús Eduardo Vázquez

Twitter: @UnFilosofeta

Sensibilidad, valentía, autocontrol, justicia, éstas son las características del liderazgo sobre las que ya hemos reflexionado en posts anteriores. Cada una de ellas aporta una riqueza grandiosa a la dirigencia de cualquier proyecto, y si de verdad se quiere lograr lo mejor de éste, deben considerárseles en serio.

Aprovechando que está de moda la nueva película de “Avengers”, recordemos las escenas de la batalla de los súper héroes contra los alienígenas Chitauri comandados por Loki. Y para poner la atención en algo más concreto, fijémonos en el momento en que llega el Dr. Banner (Hulk) y se reincorpora con todo el grupo: después de que éste acaba con la nave Chitauri, el Capitán América comienza a dar órdenes para contraatacar; todos le obedecen sin repelar, a pesar de los conflictos que antes tuvieron al respecto. ¿Qué hubiera pasado si al dar órdenes el “Cap” hubiera dudado qué hacer? Imagínense si en ese momento de crisis preguntara a cada uno cómo les gustaría atacar, o qué piensan que sería lo mejor por hacer… Definitivamente, otro tomaría el lugar de mando.

Consideremos otra cuestión. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos vivido una relación amorosa donde la inseguridad reina (de nuestra parte o de la otra), o al menos hemos sabido de alguna. Un amigo psicólogo me decía que las relaciones que se viven así están condenadas al fracaso a menos que uno de los dos tenga carácter firme y seguro, y esté dispuesto a un constante sacrificio. ¡Qué tormentoso!

Navegando por internet me encontré con un artículo del periódico Excelsior publicado el 2 de abril de 2014, en donde relatan 9 actitudes que tienen las personas inseguras: no tienen confianza para probar suerte en muchas cosas, viven en un mundo de temor al juicio, evitan conocer gente nueva, nunca dan todo porque no creen que su todo es suficientemente bueno, no logran ser ellos mismos, no logran conocerse del todo, viven un mundo lleno de negación, se pierden las mejores cosas que la vida puede ofrecer, sus relaciones están condenadas al fracaso. Un proyecto dirigido por una persona con estas cualidades, ¿qué dirección tendrá? Da escalofrío sólo de pensarlo.

Pues bien, el Capitán América no vendrá a tomar las riendas de un proyecto nuestro, pero sí nos enseña la firmeza con la que éste debería ser conducido. Un buen líder nunca será alguien que tenga que consultar a todo el mundo en cada decisión que tome (y esto no significa que no pida el consejo en alguna ocasión, nadie lo sabe todo), puesto que un dirigente así sólo logrará la pérdida de respeto por parte de su equipo, tal vez la frustración de éste, una dirección ambigua, retraso de buenos resultados, entre otras cosas. Y ¿qué decir de la relación del líder con su equipo cuando el primero no es capaz de mostrarse con seguridad? Nadie lo tomará en serio, muchos se sentirán desprovistos y desanimados; también una relación de este tipo está condenada al fracaso si no se logra superar la debilidad de carácter. De un líder se esperan muchas cosas, entre ellas que sea firme y seguro en sus decisiones, actos y palabras, porque esto permite la confianza beneficiando directamente al equipo de trabajo y por tanto, también al proyecto que se realice.

jesus-eduardo_arrobaeudoxa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s