Día de muertos

“No nos reímos de los muertos, le sonreímos a la muerte, destino inevitable que tarde o temprano llegará a nosotros y que no podremos recibir con la cabeza gacha, ni con una mirada retadora, sino con la sonrisa de quién sabe que la vida no es sino la muerte.”

Por Chloé Nava

Twitter: @MmeRoubaud

El mexicano ama las fiestas y las reuniones públicas. Los fines de semana son para descansar, lo que muchas veces significa salir para hacer algo diferente. Tendemos a vernos fuera de nuestras casas, ir a parques, sentarnos a la sombra de un árbol en una de nuestras tantas plazas y hasta nos inventamos cosas que hacer con tal de pasear un poco. El mexicano trabaja mucho, pasa probablemente la mayoría de su tiempo en el trabajo, y para poder seguir necesita recrearse en un ambiente completamente diferente. Pero esto lo sabemos todos, lo sabemos porque lo escribió Octavio Paz en el Laberinto de la soledad.

Las fiestas mexicanas son abundantes en color, comida deliciosa, música y baile. Somos muy expresivos cuando se trata de armar un reventón. El aire huele a festejo y encarnamos un nuevo rol en la sociedad; el de la ceremonia. Somos seres ceremoniosos, poseemos rituales de los cuales nos enorgullecemos, gracias a ellos abrazamos nuestra cultura y nos abrazamos a nosotros mismos. México no ha cambiado tanto desde que Paz lo dejó, vemos aún en él un desprecio por lo propio a la vez que cierto orgullo en sus orígenes. Vemos al extranjero como un posible enemigo y a la vez como un aliado. Los norteamericanos nos siguen fascinando, pero los vemos un poco desde abajo. No nos pronunciamos mucho sobre lo que pasa en el resto de América Latina, hablamos poco de lo internacional y también de lo nacional. Contamos con grandes intelectuales, pero los medios de comunicación que poseemos no siempre están a la altura. Vivimos con la idea de callar, de ver soluciones en lugar de problemas, de estar agradecidos con lo que tenemos en vez de enumerar las cosas que nos hacen falta. Somos uno de los países con más desigualdad en el mundo y a pesar de todo organizamos desde hace siglos las mejores fiestas.

Sin nuestras fiestas no podríamos seguir adelante, pues en ellas reivindicamos nuestra razón de ser, nos abrimos al mundo, tenemos la osadía de decir lo que sentimos y lo que pensamos. Que se terminen en pelea o en lágrimas con tequila, son un punto de fuga esencial en nuestra forma de ser. La fiesta entendida así se convierte en en un paréntesis de la vida, nos abstraemos del cotidiano previsible y seguro. Nos exponemos ante la vida y ante la muerte, nos dejamos ser vulnerables y todo lo que guardábamos en nosotros se vuelve a equilibrar.

Somos personas alegres porque nos sabemos rodeados de dolores. A menudo, si no es que las más de las veces, adoptamos el humor para hacer frente a lo indecible y con él enfrentamos las cosas que nos asustan, incomodan y desagradan. Lo decimos así, sarcásticamente, dejando impresa en la memoria nuestra opinión pero sin comprometernos enteramente. Lo que uno dice sonriendo los demás lo pueden suscribir con la risa. No nos reímos de los muertos, le sonreímos a la muerte, destino inevitable que tarde o temprano llegará a nosotros y y que nono podremos recibir con la cabeza gacha, ni con una mirada retadora, sino con la sonrisa de quién sabe que la vida no es sino la muerte.

El día de muertos nos reúne a todos, vivos y muertos. Es una de las más bellas tradiciones que tenemos y que no sólo forma parte de nuestra vida en el mes de octubre y parte de noviembre; forma parte de nuestra manera de ver el mundo. El él aceptamos nuestro recorrido histórico, nos aceptamos en toda nuestra complejidad mestiza.

chloe nava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s