Enseñanza en línea: ventajas y retos

“[La enseñanza en línea] es una idea genial y una tendencia que vino para quedarse. Innovadora, útil y personalizada, para mí ha sido una herramienta maravillosa.”

Aprender algo en Internet no es nuevo,… bueno, nada nuevo para nuestra generación. El cibernauta que no haya buscado un tutorial en Youtube, googleado una receta, “how to…” o que no se haya perdido viendo “DIY projects” en Pinterest, es un despistado.

Hasta las universidades han incursionado en el aprendizaje en línea mediante las plataformas de e-learning. El profesor puede compartir videos, lecturas, apuntes o inclusive realizar evaluaciones en línea subiendo el contenido a estas plataformas a las cuales los alumnos tienen acceso con un usuario y una clave.

Sin embargo, yo me quiero enfocar en otro método de enseñanza en línea más reciente: los MOOCs (Massive Online Open Course). Aquí el profesor no sube contenido relacionado con su materia a los alumnos de la universidad, sino que las diferentes universidades comparten cursos completos en una página web y cualquiera puede inscribirse, tomarlo y, al terminar, opcionalmente pagar por recibir la certificación de dicha universidad.

Coursera, edX, udacity y Khan Academy son sólo algunos de los ejemplos más conocidos, pero la oferta sigue creciendo.

¿Cuáles son las ventajas de los MOOCs? Muchas…muchísimas:

  • Hay cursos del tema que quieras en el idioma que quieras de la universidad que quieras (…está bien, admito que es muy difícil que las 3 coincidan, pero la oferta de cursos y clases sigue siendo enormemente variada)
  • Puedes tomar cursos de universidades prestigiosas de cualquier parte del mundo (“Mi estimado Videgardo, ¿te conté de la especialidad de derecho que estoy tomando? ¿no?… es de Harvard…”)
  • No tienes que pagar, únicamente con tener una computadora y conexión a Internet
  • Puedes descargar la mayoría de los contenidos

Sin embargo, los retos no son pocos y pueden volver (casi) imposible la tarea:

  • Requiere un compromiso contigo. Muchos de estos cursos abren en fechas específicas y se cierran, por lo que debes empezar y terminar a tiempo o te quedarás a la mitad. Esto implica dedicar tiempo de tu semana al curso, aproximadamente 6 horas a la semana
  • Hay que saber elegir qué cursos tomar. Inscribirse a una materia mediante un simple “click” es peor que tener un certificado de regalo en tienda departamental: todo te va a llamar la atención y vas a querer aprender de todo (“¡programación de apps, neuroeconomía y egiptología están súper relacionadas con mi área profesional!”). Piensa muy bien qué puede ayudarte en tu currículum y qué cursos tomarías por hobby
  • Si dejas pasar mucho tiempo entre los módulos, puedes perder el hilo de la materia
  • Es muy fácil aprobar un curso sin haber hecho todas las lecturas o sin hacer las tareas (¿¡quién va a saberlo!?)
  • Eres juez y parte. Esto significa que el único que sabe qué tanto aprovechaste realmente la materia eres tú: tú decides qué tantas horas, ganas y constancia le dedicas. Y todos sabemos que los mejores defensores de nuestros pretextos somos nosotros mismos

Pese a todo, en mi humilde opinión, es una idea genial y una tendencia que vino para quedarse. Innovadora, útil y personalizada, para mí ha sido una herramienta maravillosa que satisface mi curiosidad, me entretiene montones y, ¿por qué no?, le da un cierto caché a mi currículum.

natalia-arrobaeudoxa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s