Da más, gana más

Por Natalie Despot

Esta reflexión surge a partir del libro mejor vendido el 2013 por Amazon, una propuesta revolucionaria sobre el modo de alcanzar éxito en el trabajo. El libro, escrito por Adam Gram, Give and Take: Why Helping Others Drives Our Success (Da y recibe: por qué ayudar a los otros te conduce al éxito), explica por qué algunas personas llegan a la cima del éxito y otras se quedan atrás en su carrera.

Según Gram: “Durante generaciones nos hemos centrado en los conductores individuales que llevan al éxito: la pasión, el trabajo duro, el talento y la buena suerte. Sin embargo, bajo la configuración actual del mundo, el éxito depende cada vez más de cómo nos relacionamos con los demás. “Dar y recibir” ilumina la relación común creativa que tienen las redes eficaces, las habilidades de colaboración, la capacidad de influir, y el liderazgo”.

LEER MÁS: Valentía: característica imprescindible del liderazgo

En las interacciones profesionales hay tres tipos de roles: 1) los takers (los que toman todo), 2) los givers (los que dan) y 3) los matchers (los que toman partido). Los takers se enfocan en obtener la mayor cantidad de ganancia, incluso a costa de los demás (bajo el modelo tradicional de negocios, este tipo de perfil es el que suelen tener los directores). Los givers, por el contrario, dan sin esperar nada a cambio. Los matchers operan buscando uniformidad en sus relaciones comerciales.

A simple vista parece que los que tienen mayor oportunidad de éxito son los takers, ya que en este mundo competitivo se requiere tener un perfil dominante, exigente y poco piadoso para ganar. De lo contrario es difícil no sólo mantener la posición, sino el ritmo de la empresa. Por otro lado, podríamos suponer que los que también tienen altas probabilidades de ganar son los catchers, porque aprovechan las buenas oportunidades, ya que están al asecho de ellas. ¿Y qué pasa con los givers? Sin duda habrá quien piensa que terminan siendo explotados. En este mundo hay quienes confunden la capacidad de servicio con “debilidad”, ya que el “fuerte” es el que manda, no el que coopera y es servicial. Sin embargo, este viejo estereotipo cada vez se va desdibujando más, dando lugar a la auténtica manifestación del liderazgo a través del servicio. Ser un giver no consiste en dejarse aplastar, sino en ser capaz de cooperar y de actuar no sólo en función de los propios intereses.

LEER MÁS: Pinceladas sobre liderazgo

Entonces, si el éxito depende cada vez más de cómo nos relacionamos con los demás y de nuestra capacidad de ponernos metas que otorguen beneficios a la mayoría, los givers tienen muchas más probabilidades de ser exitosos en lo que se propongan.

Algo de lo que adolecen muchos empleados es que no le encuentran significado a su trabajo. Sienten que ya le exprimieron hasta la última gota de su esfuerzo y poco a poco pierden el interés. Obviamente esa actitud no es beneficiosa para empresa, porque una persona desmotivada es menos productiva. Y bien, ese tipo de estado anímico se puede evitar si los givers se empoderan, porque a diferencia de los takers, no buscan quedarse con todo el crédito, sino que buscará las formas de que sus empleados también vayan creciendo, ya sea adquiriendo nuevos retos o habilidades. Obviamente esto fomentaría el sentido de pertenencia y entrega del empleado a la empresa, porque vería que es tomado en cuenta y que se confía en él.

Sin duda a largo plazo ésta es una enorme ganancia, pues muchas empresas no avanzan porque sus empleados no producen por falta de compromiso con la institución, o porque tienen que invertir constantemente en la capacitación de nuevos empleados a causa de la renuncia de los que ya tenían experiencia.

Las personas que auténticamente son serviciales o cooperativas tienen una ganancia extra, independientemente del puesto que tengan: son personas que saben agregarle sentido a su trabajo. Una sabia mujer, la Madre Teresa de Calcuta, afirmaba: “El que no sirve para servir, no sirve para vivir”, y lo que pasa es que un trabajo llevado con la actitud generosa plenifica mucho más, que uno que se lleva con una actitud calculadora o envidiosa.

Uno de los secretos de la vida es que gana más el que da que el que recibe. En las empresas la receta del éxito es la misma: gana más el que más da.

Un comentario en “Da más, gana más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s