Beber champagne y escuchar a Mahler

Ilustración de Otto Bohler

“Cuando estudiamos para descifrar una pieza musical o un vino desafiamos a nuestros prejuicios, reducimos nuestra ignorancia, agudizamos nuestros sentidos y ampliamos nuestro entendimiento.”

Por:  Alberto De Legarreta

Recuerdo la fortuna de haber podido asistir al primer concierto de la temporada de verano de la Orquesta Sinfónica de Minería en el 2011. El programa tenía como estrella principal a la 6ª Sinfonía de Gustav Mahler, la cual disfruté tremendamente. La noche anterior al concierto estuve en la inauguración de una champañería en la Condesa.

De pronto, no puedo sino notar una curiosa similitud entre las dos actividades. El beber champagne y escuchar la música de Mahler son parecidos en tanto que son, con toda certeza, gustos adquiridos. Cualquiera le puede encontrar fácilmente el gusto a un refresco o a una cancioncilla de pop. Pero el gusto amargo, ligeramente alcohólico y complejo del champagne necesita más de una oportunidad para que nuestro paladar lo acepte. Lo mismo pasa con Mahler: es probable que lo encontremos insoportable la primera vez que lo escuchemos, pero poco a poco le podemos encontrar el gusto.

Ambas son actividades culturales centradas en creaciones humanas de difícil entendimiento que requieren de una cierta educación para ser apreciadas en su totalidad. Esto podría sonar a snobería o presunción, pero quiero aclarar que no soy experto en ninguno de los dos temas. No soy músico, ni sommelier. Soy tan sólo un aficionado de ambos mundos (el musical y el enológico), pero con un gran entusiasmo por aprender. Y creo que en ello está la razón principal de que ambas actividades me estimulen tanto.

Saber de vinos y saber de música clásica nos exige aprender. Podría sonar poco atractivo para muchos: ¿de verdad tengo que estudiar para entender a ese compositor? ¿Por qué habría de prepararme algo para disfrutar una bebida cualquiera? Yo puedo darles dos excelentes motivos.

En primer lugar, porque brinda una enorme satisfacción. Después de asistir a varias catas de vino, siempre con una profunda desconfianza en esos tipos que dicen identificar aromas en un tinto o un blanco -¡y esos charlatanes que hablan de robles franceses y regaliz!-, uno está por tirar la toalla definitivamente cuando, de repente, ahí está: una leve, pero evidentísima nota de vainilla o avellana en medio de una espesa combinación de otros aromas. ¡Cómo no la descubrimos antes! No hay palabras para describir la satisfacción, el maravilloso alivio y el pequeño pero justificado orgullo de al fin comprenderlo.

De nuevo, lo mismo pasa con la música. De pronto, ahí está el tema principal de la obra… ¡Y su primera variación! Después de todo, no eran charlatanes tampoco los que me hablaban de escalas, tonos y armonías. Y este primer y pequeño pero significativo descubrimiento nos llena de auténtica esperanza: ¡Tal vez algún día pueda distinguir solito el tema sobre el cuál se compone una pasacalle, o la nota de pimiento verde en un cabernet!

LEER MÁS: Urgente: se buscan emprendedores culturales

El segundo motivo para querer esforzarnos de este modo es mucho más noble. Cuando estudiamos para descifrar una pieza musical o un vino desafiamos a nuestros prejuicios, reducimos nuestra ignorancia, agudizamos nuestros sentidos y ampliamos nuestro entendimiento. Quizá sin darnos cuenta, ejercitamos nuestro desempeño en análisis y reflexión. De pronto, nuestra capacidad para apreciar la complejidad de las cosas, su belleza y su valor se ve incrementada.

En una idea: nos cultiva. Y por eso les llamamos actividades culturales.

Alberto

3 comentarios en “Beber champagne y escuchar a Mahler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s