Entre el ocio y el negocio

Fotografía por Gjon Mili

“El empresario no hace negocio, sino in-ocio o cum-ocio. Aprovecha el tiempo libre para pensar, para construir.”

Por Juan José Díaz Enríquez

No es secreto que en Eudoxa le damos un lugar muy importante al ocio y a la recreación. Quizá uno de los post más exitosos de este blog sea aquél donde Elizabeth G. Frías hizo su famoso Elogio del ocio.

Hoy quiero retomar el tema del ocio, pero ya no desde un encomio ni desde una justificación. Quiero revisar otra posibilidad: la de una nueva interpretación de la relación ocio-negocio.

Durante esta semana tuve una breve y enriquecedora discusión en el twitter con el excelente Guillermo Núñez al respecto del tema. Creo que puede tomar este texto como una continuación a nuestra charla.

La pregunta de fondo es: ¿podemos repensar al mercado no desde la relación derecha-izquierda o liberalismo-proteccionismo, sino desde la relación ocio-negocio?

La primera respuesta provisional es que sí. El negocio, como aquello que le da impulso al mercado, es lo contrario al ocio. En este sentido, el neg-ocio sería la actividad humana contrapuesta al ocio, es decir, al tiempo libre. ¿Tiempo libre para qué? Para la contemplación (para la teoría), nos dirían los griegos.

Bajo esta óptica, el negocio sería una actividad productora que enajena al hombre de su capacidad más alta: la de pensar. El negociante es, en algún sentido, un bárbaro, un hombre menos digno que el que se consagra al pensamiento.

Esta interpretación del negocio no nos es ajena. Intuyo que gran parte de la reticencia a las ventas y el desprecio por la actividad empresarial la hemos heredado de tal concepción. El hombre más digno es el pensador, el sabio ascético que no se ensucia las manos y que, casi como un ser divino, lo único que ha de hacer es contemplar.

LEER MÁS: Compartir una pasión.

La respuesta provisional no me sirve. Si la única relación entre negocio y ocio es que los negocios niegan la posibilidad del tiempo libre para pensar, entonces yo sería un idiota por dedicarme a la empresa… y creo que esa no es la causa de mi (muy probable) idiotez. Además, ¿no he defendido en dos posts anteriores que el empresario es filósofo y que la primera actividad del mismo es, precisamente pensar?

Y es aquí donde creo que está la respuesta que quiero explorar. Aceptaré tentativamente que el negociante es sólo aquél que hace neg-ocio en el sentido antes expuesto. Es decir: llamaré –tentativamente- negociante a la persona que intercambia bienes por centavos. Pero un empresario es algo más. Un empresario es un pensador.

Martin Heidegger nos dice que “pensar es construir un armario”. Interpreto su sentencia como la afirmación de que el pensar no es contemplación pura; no para el ser humano, al menos. Pensar es realizar un trabajo práctico, creativo, incluso productivo. En este sentido, para que un empresario construya una empresa debe pensar.

LEER MÁS: Héroes por elección.

Pero quiero dar un paso más. Permítanme dar una vuelta de tuerca al argumento. Tomo la sentencia de Heidegger y la reformulo del siguiente modo: “construir un armario es pensar”. Suena parecida, pero no es igual.

Lo que afirmo es que la labor práctica de la construcción del armario ya es pensamiento. Trasladando la frase a nuestro contexto empresarial afirmo: hacer empresa es pensar… emprender es contemplar… y por ello es construir.

La relación del emprender con el ocio se vuelve radicalmente importante. El empresario ya no es un negociante (en el sentido aceptado arriba), sino algo más. Es un hombre en el ocio. Es un pensador, un contemplador, un constructor.

Bajo la definición tentativa de negociante que acepté arriba (“el que cambia bienes por centavos”) el empresario no puede ser definido como tal. El empresario no hace negocio, sino in-ocio o cum-ocio. Aprovecha el tiempo libre para pensar, para construir.

Me gustaría conocer tu opinión. Sigamos pensando.

Juan José

Este post fue publicado originalmente en agosto de 2012.

 

Un comentario en “Entre el ocio y el negocio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s