Hamilton: la innovación en Broadway

La innovación es un hábito que se debe trabajar todos los días y eso es lo que hizo que Hamilton se destacara en el mar de Broadway.

Por Marina Díaz Enríquez

Imagina esta escena: te encuentras en un escenario de la Casa Blanca y entre los espectadores están Barack y Michelle Obama junto con otras personalidades de la política y la alta sociedad. Tú eres un estadounidense de raíces latinas y estás emocionado porque te invitaron a “Poetry, Music and Spoken Word”, un evento organizado por la Casa Blanca para promover el diálogo a través de la palabra, la música y la poesía. Vas a presentar el proyecto en el que has trabajado arduamente: un álbum conceptual sobre el más joven de los Padres Fundadores, Alexander Hamilton, quien para ti encarna el espíritu del hip-hop. Los invitados se ríen. ¿Qué haces?

La primera vez que Lin-Manuel Miranda presentó su proyecto en 2009 la gente se rió. Todos, incluido el presidente de los Estados Unidos de América, creyeron que era una broma —aunque con gran calidad musical. Pasaron cuatro años antes de que Miranda pudiera presentar el primer boceto de su obra y en el 2015 por fin la estrenó en la ciudad de Nueva York. Ahora, Hamilton: An American Musical, es una obra de teatro celebrada en la crítica y en la taquilla.

Desde que se estrenó, su éxito fue apabullante. Se convirtió en una de las obras más célebres de Broadway en poco tiempo. Rompió récord al conseguir 16 nominaciones a los Tony Awards —de los que ganó 11, incluyendo mejor musical—, un Pulitzer a mejor drama y 7 premios Drama Desk.

Su cast es de los más diversos. ¡La historia de una nación blanca interpretada por latinos, afroamericanos y mujeres! ¡Qué locura! ¿A quién se le ocurre contar la historia fundacional de Estados Unidos sin la blanquitud implícita que la caracteriza? En palabras de su autor: es la historia del Estados Unidos de entonces contada por el Estados Unidos de ahora.

El hip-hop es para Lin-Manuel Miranda la música revolucionaria por excelencia, ¡qué mejor manera de contar la lucha por la independencia de las colonias que con hip-hop! La manera en que entiende y junta ambas épocas me parece, por decir lo menos, brillante.

Fue en un aeropuerto donde Miranda conoció la vida de Hamilton. Cuenta que cuando terminó el segundo capítulo de la biografía escrita por Ron Chernow buscó de inmediato en Google si alguien ya había hecho un musical al respecto y ¡no encontró! La historia de un inmigrante caribeño que llega a Estados Unidos y logra convertirse en uno de los padres fundadores de dicha nación, ¡es la historia perfecta de superación que tanto les gusta contar!, ¡cómo es posible que no hayan visto su genialidad!

El primer acercamiento que tuve con Hamilton fue durante la presentación de los Tony Awards 2016. Me sorprendió la cantidad de nominaciones que tuvo la obra y el furor de la gente ante ella. Por eso escuché el álbum. Recuerdo cómo me encantó cada nota, cada palabra, cada canción.

Los críticos la consideran una de las obras de teatro musical más innovadoras que se han creado. ¿Qué hizo Lin-Manuel Miranda para lograrlo? Simple: venció su status quo.

Miranda creyó en su capacidad creadora, no sólo como artista sino como emprendedor creativo. La innovación es un hábito que se debe trabajar todos los días y eso es lo que hizo que Hamilton se destacara en el mar de Broadway. Es una obra innovadora. Tanto, que la primera reacción que provocó fueron risas.

Thomas Kail, el actual director, es ese humilde líder que se esconde para que su obra brille. Hamilton se ha convertido en un hito dentro del teatro musical, no sólo de Broadway sino del mundo y ha puesto la vara muy alta para las siguientes puestas en escena.

Los que me conocen saben de mi cariño hacia el teatro musical, pero creo que lo que hace maravillosa a esta obra en particular es que logró que personas que no son tan cercanas a ese mundo se emocionaran de la misma manera, ¿no me creen?, vean la reacción de personas mayores al ver un fragmento.

Para terminar les dejo dos cosas: 1) la primera presentación que hizo Miranda, sobre la que comenté al inicio y 2) una provocación: aún teniendo al Presidente de los Estados Unidos frente a ustedes, riéndose de su proyecto, sigan adelante. Puede ser que seis años después los vuelva a invitar para agradecerles por haberlo hecho.

marina-diaz-enriquez

Marina Díaz Enríquez

Comunicóloga apasionada del diálogo y el encuentro. La educación, la música y el deporte son los medios más puros para la transformación del mundo; mi vocación está en su relación.

Twitter

Un comentario en “Hamilton: la innovación en Broadway

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s