Crear un mundo mejor: el llamado de los líderes exponenciales

do-ho-suh-perfect-home_01

Es el tiempo para imaginar cuáles son las oportunidades que  están en el horizonte -no sólo para abarcar nuevos mercados y clientes sino para empoderarlos.

Por Lisa Kay Solomon

Este artículo es parte de una nueva serie donde se exploran las habilidades que los líderes deben aprender para hacer lo más que puedan en este mundo tan cambiante y disruptivo en que vivimos. El primer artículo de la serie Cómo ser líderes en un mundo exponencial, mapea de manera muy general las cuatro habilidades indispensables del liderazgo exponencial: futurista, tecnológica, innovadora y humanitaria- y la forma en que trabajan juntas.

El post del día de hoy, parte tres de la serie, detalla de manera más precisa la habilidad humanitaria de los líderes. No olvides revisar la segunda parte, Crear nuevos futuros: así sueñan los líderes exponenciales, y estar atento a las próximas publicaciones sobre los líderes tecnológicos e innovadores.

Recientemente, Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook publicó un manifiesto con cerca de 6,000 palabras para la comunidad de Facebook (1.9 miles de millones de personas) llamado Construyendo una comunidad global. En las primeras líneas, los lectores pueden leer que no se trata de una actualización del producto o un cambio de políticas, sino que se enfoca en una pregunta filosófica que Zuckerberg de manera valiente se hace: “¿Estamos construyendo el mundo que queremos?”.

El manifiesto no estuvo exento de controversia, por un lado la preocupación de los medios de comunicación tradicionales y por el otro de Washington sobre las aspiraciones políticas que pudiera tener Mark Zuckerberg en el largo plazo.

Independientemente de la interpretación de la intención de dicho manifiesto, lo que es importante es remarcar que un CEO del sector privado -alguien que típicamente se enfoca en proyecciones de crecimiento y retornos de inversión- haya declarado tan ambiciosa aspiración para que se use su plataforma tecnológica en la promoción y fortalecimiento de una comunidad global.

En la medida en que entramos a una era de globalización y conectividad, ¿cuál es la responsabilidad de los líderes, no sólo de los que están en las oficinas públicas, para apoyar las necesidades fundamentales de sus empleados, clientes, inversionistas y socios estratégicos desde una perspectiva humanitaria?

¿Qué significa ser un líder humanitario?

Ser un líder con habilidad humanitaria requiere la toma de decisiones para transformar recursos escasos en oportunidades de abundancia que impacten de manera positiva y responsable a comunidades más allá de la nuestra.

Esto tal vez te suena a invertir grandes cantidades de dinero para resolver los desafíos más grandes, o tal vez significa un modelo de negocios que intencionalmente está dirigido a una población en específico en virtud de promover la sustentabilidad, el servicio comunitario y la empleabilidad.

El líder humanitario toma la responsabilidad de cómo conectamos nuestro trabajo -sea el que sea- a un propósito lleno de significado que va más allá de la rentabilidad y crecimiento económico.

Desbloquear posibilidades al liberar recursos escasos

La tecnología está en el corazón de algunas de las más grandes empresas de la actualidad, gracias a ella pueden tener mayor impacto que en el pasado. Mientras que la tecnología puede ser utilizada para crear grandiosos productos, también puede ser usada para resolver los grandes problemas del mundo al liberar recursos que fueron, en su momento, escasos y volverlos abundantes.

¿Cómo se ve esto en la práctica? Las aplicaciones usan sensores de tu teléfono y software para tu entretenimiento, productividad y sociabilidad, sin embargo, esos mismos sensores, pueden ser utilizados para convertir tu teléfono en un aparato para ayudar a débiles visuales, una herramienta de diagnóstico para doctores que estén remotamente o un detector de radiación.

Esto no significa que el primer propósito no valga la pena -es genial relajarse con un juego rápido de Angry Birds de vez en cuando. Pero ése no es el único objetivo digno de alcanzarse. Con una dosis de creatividad y con una diferente perspectiva, las mismas habilidades pueden ser utilizadas para producir juegos que sirvan de herramientas de ayuda para los más necesitados.

Éste es un ejemplo de cómo usarlo en la tecnología móvil, pero otras tecnologías están llegando con un potencial más alto para generar un alto impacto. Esto incluye avances en áreas como la fabricación digital, biotecnología, inteligencia artificial y robótica. En la medida que estas tecnologías lleguen y se vuelvan más accesibles, necesitaremos considerar cómo pueden usarse para el bien.

Pero la tecnología no es el único recurso que deben prestarle atención los líderes. Probablemente uno de los más recursos más valiosos que la tecnología puede liberar es el potencial humano. Ningún problema se resolverá sin alguien que tome el reto y se anime a buscar una solución. Los líderes necesitan motivar y habilitar a los miembros de su equipo lo más posible.

Aquí, la tecnología prueba una buena herramienta. En un reporte reciente de Deloitte sobre las tendencias del capital humano a nivel global se descubrió que la digitalización de los procesos de capital humano están cambiando radicalmente la forma en cómo los empleados se comprometen con su trabajo, desde el proceso de reclutamiento hasta el desarrollo de liderazgo y el crecimiento en su carrera.

La tecnología está permitiendo el aprendizaje se mueva de ser en episodios o genérico a un aprendizaje continuo y con intercambios sociales mixtos. Plataformas como Degreed, EdCast y Axonify van más allá de las clases en línea limitadas, éstas ofrecen microaprendizajes y oportunidades de aprendizajes a la carta.

Los líderes necesitan evaluar si se está apoyando una cultura propicia para el aprendizaje continuo y si se está empoderando a todos los empleados para aprender de y con los demás empleados.

A medida que ampliamos nuestra visión de lo que es posible, cambiará lo que sucede en la práctica. Juntos, la habilidad de las personas y la tecnología de resolver grandes problemas nunca ha sido tan potente.

Desarrollando nuevos modelos de negocio

En la medida en que la tecnología habilita a los equipos, grandes y pequeños, a generar un impacto como nunca antes, los líderes y las organizaciones necesitan reimaginar quiénes son para servir, qué es lo que hacen para servir y cómo sirven de manera viable, sostenible y rentable. Los negocios no deben escoger más entre maximizar ganancias y ayudar a la ayudar a la sociedad. Ellos pueden elegir hacer ambas cosas.

El año pasado la portada “Cambia el mundo”  de la revista Fortune destacó a 50 exitosas compañías globales que están haciendo bien su trabajo mientras hacen el bien.

La empresa GlaxoSmithKline está tomando decisiones para asegurar su crecimiento y ayudar a personas a invertir su modelo de negocios tradicional donde  maximizaban sus ingresos a través de patentes de medicamentos protegidos. Ahora, ya no presentan las patentes en los países pobres, así permiten precios más bajos y un mejor acceso a la medicina en esos países. Además, se están asociando con ONGs para capacitar a los trabajos en la administración adecuada de las medicinas y colaborar con los gobiernos para que sus medicamentos sean parte de los programas nacionales de tratamiento del VIH y otras enfermedades.

Cerca de cinco mil millones de personas se espera que tengan acceso al internet de máxima velocidad en los próximos diez años. Ahora es el tiempo para imaginar cuáles son las oportunidades que  están en el horizonte -no sólo para abarcar nuevos mercados y clientes sino para empoderarlos.

En un creciente mundo dinámico, revaluar viejos modelos de negocio es una nueva estrategia clave. Los líderes necesitan construir competencias para mirar de manera crítica los modelos y explorar de forma creativa nuevos caminos para generar valor.

Vive con un propósito elevado en tu organización

Una de las formas más poderosos que tienen los líderes para motivar y hacer realidad los cambios es clarificar de manera constante y activa el gran propósito de su empresa -es el porqué que guía el trabajo- y tomar decisiones que de manera firme se alinee con las creencias de la empresa

Hay muchas lecturas de ciencia social que sugieren que los trabajadores  -especialmente los que pertenecen a la Generación Z- están motivados por un trabajo que les importe. Un su libro, El principio de progreso, la profesora de la escuela de negocios de Harvard Theresa Amabile argumenta que el motivador más importante para hacer un gran trabajo es el sentimiento de significado y progreso– es decir, que tu trabajo importe.

Ejercer el liderazgo humanitario modela el significado en toda la organización y formas de comportamiento que sean congruentes con los valores internos y externos.

El año pasado, Marc Benioff, CEO de Salesforce, impulsó los derechos de la comunidad LGBT en Indiana, Carolina del Norte y Georgia. En el 2015, una encuesta que se realizó en toda la empresa reveló que existía una disparidad salarial acorde al género, después de esto Benioff decidió remediarlo en lo que llamó “el aumento de los 3 millones de dólares”. En enero, Salesforce dijo que ajustaría nuevamente el salario para nivelar el de los empleados que habían sido contratados por adquisición. Además, han comentado que monitorearán la brecha como parte de una iniciativa permanente y comprometida con los empleados.

En un artículo de Time del año pasado, Benioff declaró su razón para adoptar dicha postura: “Si tuviera que escribir un libro hoy, lo llamaría ‘CEO 2.0: Cómo el CEO de la próxima generación tiene que ser un defensor de las partes interesadas, no sólo de los accionistas’. Es decir, hoy los CEOs deben ponerse de pie no sólo par sus accionistas, sino para sus empleados, sus clientes, sus socios, la comunidad, el medio ambiente, las escuelas… para todo el mundo. Cualquier cosa que sea parte clave de su ecosistema”.

Hay más de un camino para ser un líder humanitario

Ejercer el liderazgo humanitario requiere de un estado mental y un conjunto de prácticas no fijas. Sin embargo, trata de contestar una simple pregunta conforme vayas tomando decisiones para tu organización: “¿Cómo nuestro trabajo impactará de manera positiva el mundo que nos rodea y lo hará un mejor lugar?”

Este cambio de perspectiva va más de la productividad y rentabilidad hacia el empoderamiento y la posibilidad compartida. Equipados con tecnologías cada vez más poderosas, capaces tanto de hacer un daño mayúsculo como un bien gigantesco, los líderes deben considerar cómo sus decisiones harán del mundo un lugar mejor.

lisa-kay-solomon

Lisa Kay Solomon

Lisa reflexiona sobre la innovación y se enfoca en ayudar a los líderes a ser más creativos, flexibles y resilientes ante el cambio constante. Está a cargo de las prácticas transformadoras y liderazgo en Singularity University.

twitter

Este texto, escrito por Lisa Kay Salomon, fue originalmente publicado en Medium y traducido al español por el Staff de Eudoxa. Puedes leer el original, en inglés, aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s