Por qué la felicidad es la nueva productividad

Ilustración de Ben Wiseman

Sé feliz y serás más productivo. Construye una empresa feliz y será más exitosa.

Por Margot Castañeda

Imagina que trabajas en una empresa donde las juntas son en la alberca. Te arropa el sol, te refrescan los cocteles, te relajas dentro del agua y te ríes junto a tus amigos, con quienes compartes todos los días. ¿Lo presumirías en Facebook? ¡Por supuesto! Entonces tus contactos comentarían tu post, desde la prisión de su corbata, el café malo y el cubículo minúsculo: “¡Qué afortunado eres de tener ese trabajo!”.

La posibilidad existe. En Mindvalley algunas juntas son así, cuando el equipo viaja a algún rincón del mundo para cambiar el escenario cotidiano. Ésta es una de las características por las que la compañía está certificada — y afamada — como “Great Place to Work”. Vayamos más a fondo: no es sólo el viaje, la oficina bonita o los montones de fiestas. La clave es la felicidad de la gente — tanto empleados y socios, como clientes.

Vishen Lakhiani, Fundador y Director General de Mindvalley, sabe que las empresas están hechas por y para las personas. Su credo es: los empleados son el mejor producto de una organización. Su felicidad conduce, de manera directa, a la productividad, el crecimiento y el éxito de la compañía.

Ya que lo pensamos, resulta obvio: mientras el empleado esté feliz, hará bien su trabajo. Sin embargo, Vishen va más lejos. No sólo se trata de ofrecer condiciones laborales atractivas, sino de construir y nutrir con constancia la mentalidad de la felicidad, la abundancia y la responsabilidad de mejorarse a sí mismos y al mundo.

Puede sonar cursi, incluso idealista. ¡Al contrario! Se trata de estrategia. Vishen comenzó Mindvalley de la forma tradicional. Su crecimiento fue constante pero pequeño durante los primeros cuatro años hasta que llegó a un tope. Entonces salió de su comodidad y buscó nuevas formas. Entendió que “la mejor manera de hacer crecer una empresa y garantizar su éxito no es tener la mejor estrategia, el mejor marketing o el mejor plan de negocios. Lo más importante es la mentalidad de procurarse la felicidad a sí mismo y a toda la gente que forma parte de ella”. Cuando se comprometió con este ideal, su negocio explotó. En 18 meses creció en un 400 por ciento.

Para entender cómo la felicidad puede traducirse en productividad — por lo tanto, éxito — , pensemos en los cuatro estados mentales:

1) Negative Spiral (Espiral de negatividad): No eres feliz en el presente y eso te impide imaginar un futuro mejor.

2) The Current Reality Trap (La trampa del ahora): Eres feliz ahora pero no tienes ninguna meta más grande para el futuro.

3) Stress and Anxiety (Estrés y ansiedad): Te imaginas un futuro maravilloso pero te estresas porque no eres feliz ahora mismo.

4) Bending Reality (Dirigir la realidad): Eres feliz ahora y sabes que el futuro aún es mejor.

El ideal es el cuarto. Cuando eres feliz con lo que eres y haces hoy, y además tienes una gran visión del futuro, entras en un flujo positivo y cumples lo deseado. Imagina ahora lo que ocurre si toda la empresa está en este estado mental: ¡los objetivos se cumplen en tiempo y forma! Los clientes llegan, la utilidad crece, el éxito se hace realidad y tantán, todos felices.

Si eres empleado y tu productividad en el trabajo no es satisfactoria, pregúntate en qué estado mental estás. Si descubres que no eres feliz, considera tu visión del futuro y responde: ¿lograré lo que quiero si sigo donde estoy? Considera irte, sé valiente.

Si eres empresario y tu compañía no está teniendo el éxito que esperabas, pregúntate si ésta sigue dándote felicidad. En caso de que la respuesta sea “no”, destruye todo y empieza de nuevo (a veces es necesario demoler tu vida, por más cómoda que sea, para hacer espacio a que lo bueno suceda). Si la respuesta es “sí” y sabes que puedes hacerla exitosa, averigua si la gente que trabaja contigo es feliz.

Como líder, debes cuidar a tu gente y procurar su bienestar — no sólo en el trabajo sino en lo personal. Esto no significa que seas responsable de la funcionalidad en la vida íntima de tus empleados. No puedes evitar un divorcio, por ejemplo, pero sí debes promover una mentalidad positiva (del cuarto tipo). No sólo por ellos sino por el bien de tu empresa.

Vishen Lakhiani considera el “ser feliz” un trabajo prioritario en Mindvalley. Como CEO, antes de la operación está el trabajo estratégico de procurar la felicidad de todos. De la misma forma, los empleados de Mindvalley, deben atender el mismo compromiso consigo mismos, diario, incluso antes de sus objetivos operativos. El resultado de esta estrategia es un crecimiento anual en ingresos de entre el 300 y el 400 por ciento.

La felicidad no es una meta. Ser feliz es un hábito, una disciplina que se practica todos los días. A veces no es fácil pero siempre es prolífica. Sé feliz y serás más productivo. Construye una compañía feliz y será más exitosa. Como dijo Emily Dickinson:

“Such is the Force of Happiness —

The Least can lift a Ton

Assisted by its stimulus.

Who Misery sustain.

no Sinew can afford

the cargo of themselves.

Too infinite for consciousness’

slow capabilities.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s