Cinco preguntas sobre “Andy Warhol. Estrella Oscura”

Por Margot Castañeda de la Cruz

“Todos creemos conocer a Andy Warhol. Estrellas y muerte, desastres y retratos de celebridades, el artista como máquina, es el estudio como fábrica. Fama por quince minutos. Pareciera que hoy en dia no se puede voltear hacia ninguna parte sin ver la obra de Warhol.”

—Douglas Fogle.

Llegamos una hora antes de que el museo abriera sus puertas. Nos formamos detrás de unas treinta personas abrigadas con su desayuno en mano. A las once en punto nos abrieron el corral y pasamos muy ordenados a un elevador gigante donde nos dieron instrucciones precisas. Para cuando llegamos al piso tres ya nos sentíamos un rebaño. Cuando el elevador se abrió, ante nosotros vimos un mural amarillo con cabezas de vaca rosas. Corrimos hacia ellas, casi como si nos reconociéramos, y nos tomamos selfies y fotos grupales.

No me sorprende el impulso por tomar fotos en una instalación artística; es una forma de apropiarnos de la experiencia. Me da curiosidad que incluso antes de conocer el discurso del artista —sin saber si nos gustará o no—, ya nos sentimos atraídos por una sola obra. Ni siquiera es bonita. Es una cabeza de vaca rosa sobre un fondo amarillo —me parece simplona y jamás tendría un print de ella colgada en mi casa. Entonces me pregunto: ¿Warhol estaría feliz si nos viera consumir de esta manera su producción artística?

KotapetAndy  Warhol
Andy Warhol

Ésta y otras preguntas surgieron después de tres horas de recorrer con calma la exposición más visitada del momento en la Ciudad de México: Andy Warhol. Estrella oscura en el Museo Jumex. Rescatamos las más interesates —quizá sean útiles para quien apenas va a conocerla este fin de semana o para quien ya la visitó y busca entenderla.

1. ¿Warhol: ¿artista, estrella, mercancía?

Por un lado, Warhol sí estaría feliz de vernos tomar fotos de sus vacas feas y videos de sus Nubes plateadas porque reafirma su propio discurso sobre el arte producido y consumido en serie. Por otro lado, también, porque  consiguió la fama que buscaba —y no sólo fueron quince minutos. Pero, por un último lado, ¿estará satisfecho al saber que sus colores llamativos nos provocan absolutamente nada?

Es inevitable hablar de consumismo cuando se habla de Warhol. No sólo porque fue uno de los temas más controversiales de su actividad artística sino porque él —o, al menos su figura— es consumido con la misma voracidad que una sopa Campbell’s o un chisme de una celebridad.

2. ¿Hay algo más allá de los colores bonitos?


Warhol dice que no. “No le busquen, no hay nada más”, decía. Explicaba que para sus retratos elegía los colores sólo por su función estética, sin ningún simbolismo ni intención. Le creo. Sin embargo, representar a una persona muerta de esa manera tan, digamos, insensible y vacía, es macabro. Creo. Marilyn Monroe no es Marilyn Monroe en la obra Warhol. Es un producto. O quizá un conjunto de productos: sus ojos, su cabello, sus labios.

Antes de Andy Warhol. Estrella oscura , creía conocerlo. Durante una época fue una pequeña obsesión mía y en mi casa tengo una breve colección de objetos de sus obras —libros, libretas, cuadros, plumas. Después de visitar la exposición, me di cuenta de que había estado navegando sólo sobre la superficie warholiana. Sí hay algo más. Por ejemplo: muerte.

3. ¿La repetición hace que dejemos de sentir?

Mi respuesta es no. ¿La de ustedes?

4. ¿Qué nos dicen sus obras del mundo en el que vivimos hoy?

Esta pregunta está en el texto de bienvenida a la exposición, escrito por el curador invitado Douglas Fogle. Es muy buena, provoca. Si lo pensamos, el discurso warholiano sigue vigente: seguimos obsesionados con las celebridades, seguimos consumiendo la muerte en los medios de comunicación, seguimos en un remolino, pero más veloz.

5. ¿Podemos hacer algo bueno con el consumismo?

Justo porque estamos en una nueva era exponencial con abundancia de opciones y un acceso cada vez más fácil a la información generada cada vez con más rapidez, debemos tener claras nuestras motivaciones éticas para crear un bien de consumo. Hagámoslo antes de que las fake news y el mundo de Black Mirror nos devoren.

Quizá hemos ido en contra de Warhol al preguntarnos tantas cosas. Perdónanos, Andy, pero también tomamos videíto de los “globos”, mira:

margot-castaneda

Margot Castañeda

Es una editora de 30 años y vive en la Ciudad de México. Le gusta cocinar, escribir y hacer fotos. Odia la cátsup y el machismo. Es resiliente y se ríe con facilidad de sí misma.

twitter


¿No has ido a Andy Warhol. Estrella oscura? ¡Todavía alcanzas! Suscríbete aquí para recibir nuestra selección de artículos y recursos sobre liderazgo, empresa, cultura y actualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s