¿Qué tipo de jefe eres: Holmes o Watson? (Parte 2)

 

Un buen director sabe que no necesita ser líder y manager al mismo tiempo, sino que debe asumir un rol y buscar a su complemento en alguien más.

Por Margot Castañeda de la Cruz

Ayer publicamos la primera parte de esta reflexión sobre los dos principales tipos de liderazgo: Holmes o Watson. Ésta es la segunda parte. ¿Ya saben cuál es su tipo?

5. ¿Riesgo o seguridad?

Los líderes provocan. Proyectan sus ideas en imágenes que excitan a las personas, ofrecen alternativas, expanden los límites. Los managers planean. Proyectan sus ideas en estrategias que facilitan el entendimiento, ofrecen claridad y seguridad –dentro de un espacio definido–.

Corren el riesgo de limitar las opciones disponibles con el afán de mantenerse en lo seguro, mientras que los líderes, al arriesgar mucho, pueden llevar al equipo hacia un fracaso absoluto. Holmes era experto en meterse en problemas y conducirse a sí mismo y a Watson al borde de la muerte. Watson era el salvador, el que mantenía a Holmes dentro de la seguridad de la realidad.

6. ¿Provocar o solucionar?

Cuando se trata de resolver problemas, los líderes se preguntan primero qué significa y cómo impacta en sus decisiones personales y grupales. Los managers se preguntan cómo solucionarlo con la mayor eficiencia y eficacia. Los líderes se imaginan el mejor escenario futuro una vez resuelto el asunto y no les preocupa –tanto– lo que se pierde en la decisión. Los managers, al contrario, negocian. Buscan reducir tensiones y conseguir acuerdos ganar-ganar. Recordemos: ¿Quién conciliaba las diferencias entre el disruptor Holmes y el conservador Inspector Lestrade? ¡Claro, Watson! ¿Ahora me entienden?

7. ¿Mensajes o señales?

Los líderes se relacionan con las personas desde la intuición y la empatía. Les importa enviar mensajes que impacten a través de las emociones. Se comprometen con una posición aunque no sea políticamente correcta y son directos al comunicar su sentir. Los managers se relacionan con las personas de acuerdo al rol que juegan dentro de una organización. Les interesa enviar señales que comuniquen de manera correcta cuál es el papel que cada quién debe desempeñar. Se comprometen con el deber y procuran evitar conflictos y confrontaciones. Holmes es un sociópata, no le importa ser antipático. Watson justifica las acciones de su compañero para evitar malentendidos o rupturas.

8. ¿Cómo se entienden a sí mismos?

En The Varieties of Religious Experience, el filósofo y psicólogo estadounidense William James desarrolló su teoría sobre dos tipos básicos de personalidad: 1) los Once Born (nacidos una vez) y 2) los Twice Born (nacidos dos veces).

Para los primeros, la vida es directa y tiene un flujo más o menos pacífico a lo largo de su vida. Desean pasar los años sin demasiadas complicaciones. Por el contrario, los segundos tienen historias complicadas, una vida marcada por la lucha continua. Desean renovar su vida constantemente, aunque en el inter la compliquen.

Los managers suelen ser los Once Born: viven a través de una guía de conducta, del sentimiento de estar en armonía. Se ven a sí mismos como conservadores y reguladores de un orden existente de asuntos con los que se identifican de manera personal. Les gusta tener claro su papel en el mundo y se aferran a sus propios ideales de deber y responsabilidad.

Los líderes surgen de los Twice Born: no dan nada por sentado y se guían por un sentimiento de profunda superación. Se sienten separados de su entorno. Pueden trabajar en organizaciones pero difícilmente desarrollan el sentido de pertenencia. Buscan constantemente su identidad y por eso tienden más a emprender proyectos propios de los que sí se sienten dueños. No buscan el orden, buscan alterar las relaciones, las emociones, el sistema.

Los managers buscan el equilibrio (Watson, el conciliador). Los líderes anhelan el cambio (Holmes, el picapleitos).

¿Se puede ser ambos al mismo tiempo?

Difícilmente. Claro que las habilidades de uno y de otro tipo pueden ser aprendidas; sin embargo, lo ideal es comprometerse con un estilo y cultivarlo, refinarlo, ponerlo al servicio de los demás. Un buen director sabe que no necesita ser líder y manager al mismo tiempo, sino que debe asumir un rol y buscar a su complemento en alguien más.

Ahora, haz la pregunta: ¿qué tipo de director eres? Si eres innovador, inventa y delega. Permite que alguien más desarrolle los procesos de tu idea. Si eres ejecutor, crea estrategias y organiza. Permite que alguien más te de la guía. Siempre es bueno que alguien defina el qué y otro se enfoque en el cómo.

margot-castaneda

Margot Castañeda

Es editora  y vive en la Ciudad de México. Le gusta cocinar, escribir y hacer fotos. Odia la cátsup y el machismo. Es resiliente y se ríe con facilidad de sí misma.

twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s