Aprende a ser un líder que improvisa, en seis palabras

improv-19

Por Lisa Kay Solomon

Un mundo complejo requiere respuestas improvisadas.

Muchos pueden ver al mundo lleno de problemas, pero para Robert Poynton, al contrario, está lleno de oportunidades. El socio de la Escuela de Negocios de Oxford Saïd y autor de los libros Improvisa y  Todo es una oportunidad cree que la improvisación teatral es útil para los negocios y el liderazgo.

Los líderes no son héroes omnipotentes que saben siempre cuál es el siguiente paso a tomar. Y ningún plan sobrevive al día uno. La clave del liderazgo, entonces —sobre todo en el mundo cambiante y disruptivo que vivimos— es guiar a los equipos a ser más flexibles y a pensar sobre la marcha.

Hace poco tuve el privilegio de dialogar con Poynton. Hablamos acerca de la fluidez de los líderes que improvisan, qué hacer cuando tus mejores planes se estrellan contra la realidad, y las únicas seis palabras que necesitas para empezar a practicar la improvisación en tu trabajo y en tu vida.

poynton

Lisa Kay Solomon (LKS): Has utilizado la improvisación teatral para enseñar sobre liderazgo, ¿por qué?, ¿qué tienen que ver uno con el otro?

Robert Poynton (RP): Un mundo complejo requiere respuestas improvisadas.

Los improvisadores necesitan trabajar en equipo para crear algo original, en tiempo real, para satisfacer a su audiencia en circunstancias inciertas y con pocos recursos. Eso es como un laboratorio para el mundo caótico, desordenado e impredecible en el que vivimos. Así que lo que ellos saben puede ayudarnos.

Para los líderes es particularmente importante porque lidian con una serie de factores inciertos e impredecibles —por ejemplo: ¡la gente que lideran! Las personas son personas, siempre van a reaccionar o responder de formas que no se pueden predecir o controlar. Sin mencionar los cambios exponenciales en la tecnología y sus efectos en las empresas, los mercados y los sistemas sociales.

El liderazgo se trata de crear las condiciones para que el trabajo pueda realizarse.  Es ahí donde podemos aprenderle a los improvisadores.

He diseñado programas de liderazgo mediante la improvisación durante más de 10 años para la Universidad de Oxford, para las compañías de Fortune 500 e incluso en escuelas primarias, y pienso que la gente tiene muchas creencias equivocadas acerca del liderazgo. Existe un mito sobre el líder heróico y omnipotente que siempre hace lo correcto y lo sabe todo.

En mi experiencia, el liderazgo se trata de crear las condiciones para que el trabajo pueda realizarse.  Es ahí donde podemos aprenderle a los improvisadores.

oyf 2

LKS: ¿Qué tienen los juegos y las prácticas de improvisación que los hace tan efectivos para el desarrollo del liderazgo?

RP: De una u otra forma, los improvisadores siempre obtienen resultados. Son capaces de satisfacer a su audiencia. Si los observas, tienen toneladas de conductas de liderazgo a pesar de no tener un líder formal. En la improvisación el liderazgo es muy fluido, en distintos momentos hay personas diferentes que toman el rol de líderes, y este cambio puede suceder de manera muy rápida (incluso instantánea) y muy frecuente.

En los ejercicios de improvisación no puedes confiar en la inteligencia racional solamente: tienes que usar otros tipos de inteligencia, como la social, la física o la intuitiva. Al hacerlo, te permites descubrir cómo reaccionas cuando los planes, procesos y otros mecanismos que usualmente usas (para protegerte de la ansiedad) se desmoronan.

En la improvisación el liderazgo es muy fluido. Y necesitas usar otros tipos de inteligencia, como la social, la física o la intuitiva.

Planear es bueno, y es importante entender que la improvisación no sustituye a la planeación, pero sí la complementa. Sin la habilidad para adaptarse y ser flexible, incluso el mejor plan del mundo fallará tan pronto como toque la realidad. El problema es que trabajamos mucho para desarrollar habilidades de planeación, y muy poco —o nada— para desarrollar habilidades de improvisación.

Los planes, además, son incomprendidos. No necesariamente están ahí para ser seguidos al pie de la letra. Como dijo un oficial de West Point: “Los planes son la prueba de que la planificación se hizo”. Los planes nos deben servir como trampolín, no como correa.

poynton mural

LKS: ¿Nos puedes compartir alguna práctica clave de improvisación relevante para los líderes?

RP: Las prácticas que usan los improvisadores son engañosamente simples. En los talleres que doy me gusta decir que son obvias, aburridas y familiares. Y ahí es precisamente donde radica su genialidad. Puedes entenderlas rápido, aprenderlas fácilmente y usarlas para siempre.

Las seis palabras que necesitas son: “observa más, deja ir, utiliza todo.” Si son muchas para ti, intenta con estas cuatro: “todo es una oportunidad.”

El hecho de que sean simples no significa que sean fáciles. Tienes que estar dispuesto a practicar. Tienes que estar dispuesto a tomar estas ideas y usarlas, con frecuencia, en cualquier contexto: cuando estés atorado, o cuando necesites responder, o cuando necesites crear algo o trabajar con otros: ¡en cualquier contexto!

Para un improvisador, una oportunidad es cualquier cosa que puedes tomar y usar, incluso los errores, las deficiencias y las ausencias.

La parte novedosa y específica la aporta tu contexto. La disciplina y el rigor lo aportas tú. Estas prácticas son iterativas y no tienen final. Nunca se terminan. Por eso hablamos de una práctica.

La idea de que todo es una oportunidad (“everything is an offer”, en el inglés original) puede ser difícil de entender. Para un improvisador, una oportunidad es cualquier cosa que puedes tomar y usar, incluso los errores, las deficiencias y las ausencias.

impro

LKS: ¿Cómo podemos aprender a ver y usar esas oportunidades?

RP: Las oportunidades están en cualquier lado si estás dispuesto a verlas. Ver el mundo lleno de oportunidades significa observar todo como algo que puedes usar para crear flujo, para poner las cosas en movimiento —incluso lo que parece un problema. Esta es una actitud muy distinta de la que ve el mundo como un lugar lleno de problemas de los que buscas escapar. Para mí esta es la mejor “actitud de abundancia” que cualquier puede adoptar, ¡y sin necesidad de tecnología!

Se trata de dejar de lado el debate infructuoso sobre si una idea es buena o mala y adoptar una postura increíblemente práctica sobre cómo usar lo que ya tienes.

No me refiero al optimismo vacío que dice: “todo es bueno”. Se trata de dejar de lado el debate infructuoso sobre si una idea es buena o mala y adoptar una postura increíblemente práctica sobre cómo usar lo que ya tienes.

Y lo increíble de eso es que se vuelve una profecía.

Busca formas de usar lo que ya tienes, y la capacidad extraordinaria que tenemos los seres humanos te garantiza que encontrarás algo. Ese algo podría guiarte hacia otra cosa extraordinaria. Quizá no sea lo que tú esperabas, pero encontrarás algo.

lisa-kay-solomon

Lisa Kay Solomon

Lisa reflexiona sobre la innovación y se enfoca en ayudar a los líderes a ser más creativos, flexibles y resilientes ante el cambio constante. Está a cargo de las prácticas transformadoras y liderazgo en Singularity University.

 


Esta entrevista fue traducida por Eudoxa. Si quieres leer la original, haz clic aquí. Suscríbete a nuestro boletín acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s