¡Desbloquea la colaboración creativa!

Por Lisa Kay Solomon

Dan Klein es un improvisador, intérprete y educador. En los últimos 20 años, Dan ha dado clases de improvisación teatral, creatividad y storycrafting (creación de mensajes) a estudiantes de Standford y ejecutivos de todo el mundo. Cree que la práctica de la improvisación se puede enseñar, aprender y tiene el poder de dar rienda suelta a la resolución creativa de problemas y la innovación colaborativa.

Pasamos tiempo con Dan explorando su filosofía de la improvisación y descubriendo cómo podemos beneficiarnos de sus prácticas de juego estructurado y posibilidades espontáneas.

Lisa Kay Solomon: ¿Cómo practicar la improvisación nos puede ayudar a ser más creativos y de mentalidad abierta?

Dan Klein: La esencia de la práctica de improvisación es que tenemos que estar en el presente. La mayoría de las formas de teatro operan con un guión escrito. Una de las cosas que suceden cuando estamos actuando a partir de algo ya escrito es que estamos planeando el futuro. Improvisar no tiene una secuencia de comandos, nos pide que centremos nuestra atención en el presente, en lo que está sucediendo en este momento.

En el momento en que piensas en algo más, preguntándote: ¿qué debo hacer? ¿qué debo decir a continuación? Pierdes.

En la medida que eliminas tu ego de la ecuación, la magia ocurre.

Otra cosa que te debe quedar claro en la improvisación, es que no se trata de ti, sino de tu pareja. Tu trabajo es que el otro se vea bien, darle un buen tiempo, que cobre sentido lo que él dice y hace, celebrarlo. Eso te quita toda la presión de encima.

En la medida que eliminas tu ego de la ecuación, la magia ocurre. No importa lo que tú piensas en ese momento, lo que tu pareja dice es mil veces mejor. Cuando nos volvemos generosos, cosas maravillosas ocurren. Nuestra propia creatividad se desbloquea, pero no para nosotros, sino para nuestra pareja.

Resultado de imagen para improvisación

LKS: Has enseñado improvisación en los últimos 20 años en Standford , ¿cuáles son las habilidades únicas de esta técnica?, ¿cómo se aprenden?

DK: Gracias al éxito de programas como Saturday Night Live y el teatro de improvisación Chicago Second City, y el lanzamiento de actores cómicos como Steve Carell, Amy Poehler y Tina Fey, entre otros, existe la creencia popular de que la improvisación es pura comedia. Muchos vienen a improvisar pensando que vana aprender a ser divertidos.

Cuando comencé, estaba muy intrigado con la idea de hace reír a la gente, pero cuando entré al aula, me di cuenta de que esa no era la mejor manera de hacerlo. Aprendí que una de las peores cosas que puedes hacer como improvisador es intentar hacer una broma. Muy a menudo, tu broma no funcionará y entonces tendrás un silencio que es lo peor que puedas imaginar.

Todos tenemos la capacidad de darnos cuenta de qué esta ocurriendo,

poner atención, y añadirle algo más.

Y entonces aprendes que, en lugar de intentar robarte la escena siendo gracioso, es mucho mejor responder a lo que está sucediendo en el momento y enfocarte en ayudar a tu pareja a verse bien. Resulta que lo que puedes crear juntos es más divertido de lo que alguna vez pensaste que podría ser.

Es fue lección fundamental que aprendí en mi primera clase. No aprovecharemos la habilidad que ya tenemos. Reconocemos que todos tenemos la capacidad de darnos cuenta de qué está ocurriendo, poner atención, y añadirle algo más. Y, si haces esas cosas, no tienes que ser inteligente, divertido o interesante. Tienes que aprender a prestar atención y responder a lo que viene después.

Con los años, he descubierto que es casi imposible predecir qué estudiantes serán los más emocionantes de ver en el escenario. No son los que parecen ser mejores, sino los que, clase tras clase, atraen cada vez más nuestra atención, por eso creo que es algo que se puede aprender. Podría estar equivocado, pero he apostado toda mi carrera a creerlo.

Resultado de imagen para teatro de improvisación

LKS: ¿Cómo la improvisación puede ayudarnos a sentirnos más cómodos al tomar riesgos y aprender de los fracasos?

DK: Cuando trabajo con cualquier grupo, ya sean estudiantes o ejecutivos, a menudo comienzo con un juego que los expone intencionalmente al fracaso. Quiero que experimenten cómo responden al fracaso. Lo común es que sintamos tensión, nos encogemos casi instintivamente. Nos protegemos físicamente. Mi teoría es que nos estamos defendiendo en caso de ser castigados.

Los errores son oportunidades, son regalos.

Sin embargo, esas respuestas no son ni flexibles, ni ágiles. Contrarias a las respuestas que queremos que la gente tenga en su trabajo, especialmente cuando se presentan situaciones complejas. Entonces, una de las primeras cosas que hago es que la gente experimente la respuesta opuesta al fracaso. Celebremos el fracaso. Abracémoslo como una indicación de que vamos por el camino correcto. Si fracasamos, estamos en un nuevo territorio creativo. Los errores son oportunidades, son regalos.

Los errores no sólo nos ofrecen la oportunidad de aprender, sino que a menudo son una oportunidad para descubrir algo nuevo que nadie había planeado. Cuando nos damos permiso de cometer errores, nos vinculamos más rápido con el otro, y esa es la fórmula secreta.

LKS: En este momento, cuando parece que muchos de los desafíos estratégicos a los que nos enfrentamos no tienen respuesta, ¿cómo puede la improvisación ayudarnos a descubrir nuevas ideas?

DK: La improvisación es una forma de juego y de descubrimiento. Requiere que entremos en un modo más abierto de colaboración al establecer reglas diferentes de las que hemos aprendido. Si lo piensas, en la infancia utilizamos el juego para descubrir el mundo, así es como formamos conexiones, así es como aprendimos sobre la dinámica social. A medida que envejecemos, entramos en mundos que no valoran el juego. La mayoría de nuestros entornos educativos y profesionales se centran más en la ejecución y en el rendimiento.

Trabajo con estudiantes de alto rendimiento que me dicen todo el tiempo que sienten que solían ser creativos cuando eran niños. Era una parte de sí mismos que valoraban y ya no la tienen. Mi trabajo es mostrarles formas de recuperar esa creatividad. Los ayudo a reconectarse con su yo lúdico y ayudarlos a encontrar fuentes internas de inspiración: ¿cuándo se inspiran?

En la improvisación, la clave no es sólo descubrir esto por ti mismo sino también crear ese auténtico compromiso y deleite para los demás. Hay un momento en que un improvisador tiene que prestar atención muy cuidadosa a su compañero, hacer contacto visual tantas veces como sea posible. Mirar a los ojos de tu compañero y hacer todo lo posible para que se iluminen, eso hacen los grandes improvisadores. Es ahí cuando sabes que has logrado hacer algo especial.


Este artículo se publicó originalmente en Singularity Hub y fue traducido por Eudoxa.

lisa-kay-solomon

Lisa Kay Solomon

Lisa reflexiona sobre la innovación y se enfoca en ayudar a los líderes a ser más creativos, flexibles y resilientes ante el cambio constante. Está a cargo de las prácticas transformadoras y liderazgo en Singularity University.

twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s